Secciones
Síguenos en:
¿A los magistrados de la Corte Constitucional les faltó conocer a 'la Niña'?

¿A los magistrados de la Corte Constitucional les faltó conocer a 'la Niña'?

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
04 de abril 2011 , 12:00 a. m.

¿Cuáles son los problemas reales que trae la decisión de la Corte Constitucional de tumbar la segunda emergencia social? Sufrimos un traumatismo y estamos administrando otra emergencia.

¿Una emergencia más, ahora una jurídica, creada por la decisión de la Corte? En cierta medida, por esa decisión se ha creado una emergencia en esta labor, que estamos atendiendo. No tenemos una interpretación definitiva de lo sucedido pues no conocemos la sentencia. Hoy, lunes, tendremos una junta extraordinaria para analizarlo y en esto estamos trabajando con todo el equipo de abogados que tenemos.

¿Estamos preparados para atender esa emergencia jurídica? Creo que sí. El Congreso ha demostrado mucha disposición a ayudar. Desde la misma noche en la que se conoció esta decisión, el Gobierno comenzó a montar planes alternativos.

¿Podemos decir que, por cuenta de la decisión de la Corte, algo que se podía hacer más rápidamente de todas maneras se va a hacer, pero más lentamente? Vamos a tener un traumatismo en el tiempo, pero aspiramos a reconstruir una capacidad similar de acción a la que teníamos con ayuda de las facultades de la emergencia. Puede que al final no nos rebaje la velocidad: va a ser un carro que va a correr con la misma rapidez, pero va a tener que entrar al taller unos días.

O sea que ya no solo tienen que reconstruir al país sino reconstruir la oficina que estaba reconstruyendo al país...

Le vamos a tener que hacer algunos ajustes, apretar algunas tuercas. Si tuviéramos que suspender la ayuda humanitaria que estamos proporcionando, esto sería catastrófico. Yo lo entiendo así: ¿la primera emergencia era para atender lo inminente, la supervivencia de los damnificados, y la segunda para la reconstrucción? Los decretos de ambas emergencias tocaban las dos fases. Algunas decisiones que ya estaban en ejecución, como contratos firmados, se siguen ejecutando porque ya tenían los fondos dispuestos. No vamos a suspender la distribución de alimentos, la provisión de servicios de salud, la reconstrucción de la escuela o la construcción del albergue: eso sigue. Lo delicado es que estábamos trabajando con los fondos al día, y sobre los próximos giros que tengamos que hacer habrá que encontrar y tener muy claros los mecanismos según los cuales se van a ejecutar, para no tener un traumatismo procedimental, o que la gente que toma las decisiones vaya a tener líos con la justicia.

¿Encuentra justificada la queja de la Corte de que el Gobierno no le explicó suficientemente las razones de la segunda emergencia? Tengo respeto por la Corte Constitucional, pero a mí no me puede gustar ese fallo porque afecta muy directamente la labor a la que estoy dedicado. No tengo la capacidad de conceptuar si eso estuvo bien o mal hecho, porque es una especialidad distinta de la que manejo. Sí nos afecta. ¿Cuánto? Pues estamos trabajando para que sea lo mínimo. Frente a los riesgos, lo que hay que hacer es ver cómo se los mitiga. Creo que vamos a ser capaces de operar y esperamos que los traumatismos sean leves. Y esperamos, al mediano plazo, sacar soluciones permanentes.

A estas alturas, el lector se estará preguntando: pero si todo lo van a poder resolver igual ahora, que se cayó la emergencia, ¿para qué la emergencia? Se cayó parte. Hoy, vamos a utilizar caminos alternativos, que existen, pero que nos van a tomar un poco más de tiempo y que habría sido mejor no tener que utilizar. Debemos analizar qué quedó vivo de la emergencia a ver cómo lo podemos usar y encontrar, entre los procesos normales, cuáles podemos acoger y utilizar. Por ejemplo, el Gobierno ya anunció que presentó una adición presupuestal mientras conocemos la sentencia. Y también esperaremos a ver si la Corte acepta la fórmula de modular su sentencia.

¿Usted se lo pediría así a sus magistrados? Me parecería sin duda conveniente que eso se hiciera, porque la disposición de recursos es compleja. Pero hemos encontrado mucha disposición del Congreso para tramitar la adición presupuestal con la mayor rapidez.

¡Pero ese trámite por el Congreso tiene sus riesgos! Muchos. Era plenamente justificado decir que, para atender esta emergencia, los recursos se tramitaran a través de unas facultades de emergencia.

A la Corte Constitucional le preocupa que en Colombia se pase a gobernar a punta de medidas de emergencia, y cree que el invierno se puede manejar con las facultades normales de todo Gobierno...

No cabe duda de que la emergencia era justificada, y prueba de ello es que el primer decreto de emergencia la Corte la avaló. Sobre el segundo, sus magistrados aducen que no quedó bien argumentada, cosa que yo respeto porque es un aspecto técnico de la decisión. Pero es difícil decir que no se justifica cuando ocurrió una tragedia que, por sus características, no tiene antecedentes ni por el número de afectados ni por el área geográfica comprometida ni por la naturaleza logística, porque esta emergencia no ha cesado.

Sí, no es lo mismo que un terremoto. La invernal es una emergencia que se desarrolla a corto, mediano y largo plazo. La Corte aduce que por qué no tomaron todas las medidas requeridas en la primera...

O que por qué no la prorrogamos... Son temas muy técnicos en los que no me corresponde pronunciarme. Ellos dicen: si hubiera sido una prórroga habría valido la argumentación de la primera. Pero como fue una nueva emergencia, había que volver a argumentarla.

Pero si las razones de la emergencia invernal son las mismas... Como ciudadano uno pensaría que eso era absolutamente evidente.

Como que el agua moja y está lloviendo...

Repito que soy absolutamente respetuoso de la Corte. Está básicamente otorgando una licencia, por fuera de los mecanismos normales, y eso es grave y serio. A nosotros sí nos ponen a sudar. El trabajo nuestro es atender emergencias, y ahora tuvimos una jurídica.

Uno de los sueños que uno tiene como colombiano es que esta emergencia produzca un mejor país. ¿Quién esta soñando con esa planificación urbana: usted? Si usted conoce al equipo de Colombia Humanitaria y la dirección de gestión de riesgos, entenderá que eso es lo que nos hace madrugar y ponerle todo el corazón a esto. Son momentos en los que se puede cambiar al país. Hay una inspiración muy clara en ese sentido del Gobierno. El presidente Santos dice que, si todos unidos enfrentamos esta emergencia, vamos a tener un mejor país.

No solo se está refiriendo a que vamos a hacer mejores casas, escuelas y carreteras, sino a que el país tiene la oportunidad de hacer una gestión y demostrar que somos capaces. Si lo hacemos, vamos a llegar al final de esto con una mejor administración pública, con funcionarios más conocedores y más comprometidos. Pero, adicionalmente, vamos a tener mejores obras. Hoy, estamos en la primera etapa, en la atención de la emergencia. Y hemos optado por un camino que es polémico y es que vamos a trabajar con las administraciones e instituciones locales.

¿Polémico por qué? Porque uno quisiera bajar del cielo la solución y traer al mejor constructor de casas que haya en el mundo o al mejor constructor de diques. Pero es que parte de tener un mejor país es hacerlo con participación de la comunidad.

Le agradezco en nombre de todos los colombianos que esté al frente de estos comités. Pero usted trabaja en una oficina de Bogotá. ¿Quién se está metiendo al barro en las zonas de emergencia? Soy yo el que debe agradecer estar acá por la oportunidad que tengo de hacer cosas que incidan en la vida del país. Claro, tenemos mucho trabajo de oficina. Y por eso nos hemos propuesto la tarea de salir una vez a la semana al terreno. Pero tenemos gente que permanentemente está coordinando en las regiones la labor. Esta tragedia es conmovedora. Encontrarse con todos esos colombianos en albergues o en carpas mientras su población está totalmente inundada... Son comunidades enteras las que tenemos en esas condiciones.

Pero ustedes cuentan con 16 billones para reconstruir al país. ¿A qué atribuye las críticas de que esta reconstrucción va muy lenta? Estamos haciendo una labor muy compleja. Podemos estar contentos con su avance, pero no totalmente satisfechos. Estamos atendiendo una emergencia.

Nadie puede estar contento viviendo tres meses en una carpa. Y lo peor es que muchas personas van a tener que pasar más tiempo bajo las carpas. La semana pasada hubo inundaciones y desplazados adicionales.

¿Es cierto que se juntaron tres inviernos? Lo que está pasando es que todavía el fenómeno de 'la Niña' permanece activo.

El nivel de lluvias es superior, la tierra está demasiado húmeda y no tiene capacidad de absorción y tenemos un riesgo evidente de que de aquí a mayo o junio se nos presenten desastres adicionales del fenómeno de 'la Niña', el mismo que nos llevó a decretar la emergencia.

A estas alturas, creo entender el comportamiento de la Corte frente a la emergencia. Fue que nos faltó presentarles 'la Niña' a sus magistrados...

(Risas)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.