Secciones
Síguenos en:
¿Un Gobierno maniatado?

¿Un Gobierno maniatado?

Dicen quienes saben dónde ponen las garzas, que el presidente Juan Manuel Santos está impaciente.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
04 de abril 2011 , 12:00 a. m.

De unas semanas para acá el Jefe del Estado les ha venido exigiendo a los integrantes del gabinete que aceleren el ritmo en la concreción del ambicioso compendio de planes y programas que ha propuesto el Gobierno.

Esa es una de las razones de las visitas que el mandatario ha hecho a diferentes ministerios, no sólo para saludar a funcionarios de todos los niveles, sino para insistirles a sus subordinados que hay que pasar de las palabras a los hechos.

Las razones detrás de esa presión son claras. Santos sabe que sus propuestas han sido bien recibidas, pero también entiende que el péndulo se devuelve cuando las promesas no se cumplen. Ese es uno de los motivos de que el talante de los colombianos haya pasado a ser otra vez mayoritariamente pesimista. Según el más reciente sondeo de la firma YanHaas, la percepción de que las cosas en Colombia van por mal camino llegó a 46,3 por ciento a finales de marzo, cerca de cuatro puntos más que en la medición de febrero. En contraste, los optimistas disminuyeron hasta 44,6 por ciento, la cifra más baja en lo que va de la presente administración.

Es cierto que dichas variaciones son menores y pueden tener explicaciones puntuales. No obstante, son un campanazo de alerta, pues la tendencia negativa se puede consolidar, si no hay una reacción del Ejecutivo.

Las razones de lo sucedido son varias. Sin lugar a dudas, los escándalos de corrupción que se han destapado en Bogotá han influido sobre el talante de los colombianos. Tampoco es positivo el deterioro en la percepción de inseguridad y el aumento en los índices de victimización en las ciudades. Pero un elemento que no es menor es la impresión de que la mayoría de las locomotoras de la prosperidad no han podido salir de la estación, mientras que un par van a una velocidad más lenta de lo que se requiere. Parte de lo ocurrido tiene que ver con una parálisis evidente en la contratación pública.

Ante los desfalcos y los excesos del pasado reciente, la instrucción que han recibido los ordenadores del gasto es mirar con lupa lo que estaba en la tubería y se encontraba adjudicado. El inconveniente es que eso ha ocasionado demoras en la ejecución de los recursos públicos.

Por otra parte, hay que mencionar el tema de la herencia recibida. Entidades como las adscritas al Ministerio de Transporte han encontrado tal maraña administrativa, que desenrollar el ovillo ha incidido en que ciertos proyectos no caminen. En lugar de decisiones relacionadas con la ingeniería, los funcionarios del ramo dedican la mayor parte de su tiempo a temas jurídicos, sin que las herramientas para presionar a los constructores atrasados en las obras sean muchas.

A su vez, en lo que hace a la minería faltan señales claras, con lo cual algunos inversionistas han empezado a mostrar impaciencia. En agricultura tampoco hay avances, en medio de tensiones con los gremios del sector. La vivienda, afortunadamente, empieza a reaccionar, pero aún el mayor ritmo está lejos de las metas gubernamentales. Y en lo que hace a la innovación, hay sobre todo buenos propósitos, pero no mucho más.

Todo lo anterior da como resultado un coctel que no es bueno. Sin desconocer que en la Casa de Nariño hay un diagnóstico sobre los problemas nacionales y las soluciones requeridas, la impresión es que el Gobierno está maniatado, ya sea por factores externos o por su incapacidad para romper las ataduras que no lo dejan actuar. Por tal motivo, va siendo hora de que el presidente Santos afile las espuelas y le dé un buen taconazo a su equipo, porque de lo contrario corre el riesgo de que le suceda lo mismo que al avión de Hugo Chávez el viernes pasado en Cochabamba: que se quede varado en la plataforma. Ricardo Avila ricavi@portafolio.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.