EXPORTACIONES EN LA MIRA DE LA ROPA INFANTIL

EXPORTACIONES EN LA MIRA DE LA ROPA INFANTIL

Para enfrentar la globalización de la economía, los microempresarios de la ropa infantil empezaron a prepararse como grandes, porque aspiran a tener una participación importante en los mercados de la Comunidad Andina, el Alca y la Unión Europea.

26 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Para enfrentar la globalización de la economía, los microempresarios de la ropa infantil empezaron a prepararse como grandes, porque aspiran a tener una participación importante en los mercados de la Comunidad Andina, el Alca y la Unión Europea.

La tarea modernizadora la deben emprender las 1.000 fábricas y pequeños talleres que en el país están dedicados a la producción de ropa para infantes, que generan alrededor de 200.000 empleos directos, según la directora regional de Acopi, Homayra Ballesteros Castillo. De esas empresas, 600 están en Santander.

Ballesteros dijo que para ponerse a tono con los parámetros internacionales, los confeccionistas deberán adaptar los procesos productivos al sistema modular, porque, por ejemplo, mientras en una labor en la que los criollos emplean 10 minutos, en el exterior se gastan 6.

"El sector debe cambiar la mentalidad, abrirse al mundo, trabajar en equipo, ser polivalente y asumir la calidad como un sentimiento".

La fábrica Nicol, de Pereira, que en 1996 iba a cerrar actividades, pero resucitó tras implementar el sistema de módulos, será la que capacitará a los primeros nueve ingenieros de diferentes empresas regionales.

A su regreso, ellos serán la base para abrir entre enero y febrero próximos una escuela de formación de operarios, para aumentar la productividad.

Ballesteros dijo que la estrategia se complementará con la creación de un ente comercializador para abrir mercados extranjeros.

Arrancan los negocios.

Al medio día de ayer buena parte de los expositores habían realizado los primeros negocios con compradores nacionales e internacionales. Los vestidos con bordados para niñas son uno de los mayores atractivos para los extranjeros.

"La ropa de Bucaramanga es la mejor del mundo, porque después de que se lava no pierde el color ni se deteriora", aseguró Winnie Agbomn, comerciante de Nigeria que voló alrededor de 18 horas para visitar por primera vez este certamen y hacerse a una buena colección. La extranjera ha participado en ferias en Estados Unidos, Reino Unido y Francia, entre otros.

Como innovación se consigue en la muestra a comerciantes productores de maquinaria para los confeccionistas, destacándose una máquina de planchar hasta mil pantalones por día.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.