LA PREVENCIÓN DE LA OSTEOPOROSIS

LA PREVENCIÓN DE LA OSTEOPOROSIS

A los 28 años de edad, Isabel Cristina conoce todo el dolor de la osteoporosis. Ha visto a su abuela sufrir del mal, que hace que los huesos se vuelvan delgados y frágiles.

30 de junio 1996 , 12:00 a.m.

La postura de la anciana se volvió tan jorobada que sus costillas tallaban el hueso de su cadera y un estornudo o una tos bastaba para rompérselas. Ahora, Isabel está preocupada por su madre y por ella misma. La historia familiar está entre los factores de riesgo de la osteoporosis, que afecta a millones de personas en el mundo, principalmente a mujeres posmenopáusicas como la madre de Isabel.

Cuando ella ve que su mamá se joroba, piensa en la abuela, quien murió hace dos años.

Obviamente me ha hecho tomar más conciencia , dice Isabel quien habla con su madre sobre cómo pudieran evitar la enfermedad.

Tales charlas son raras entre las mujeres jóvenes. Después de todo, el mal no se presenta hasta tarde en la vida, a veces cerca de los 80.

Por esta razón, la gente más joven pudiera no sentirse amenazada. Pero ese es un error. La semilla de la osteoporosis se planta en la niñez, cuando se forman los hábitos del ejercicio y de la alimentación. El recibir adecuada cantidad de calcio y hacer ejercicio regularmente es como poner dinero en el banco para la jubilación.

Los expertos temen que demasiadas jóvenes están haciéndose daño al ser sedentarias, abusar del alcohol, reemplazar la leche y su calcio, que fortifica los huesos, con refrescos, sometiéndose a la moda de las dietas que no proveen suficientes nutrientes.

Entonces, cuando las mujeres de hoy necesiten hacer retiros del banco de los huesos , pudieran encontrar que están en la quiebra.

Riesgos propios La osteoporosis presenta sus propios riesgos serios: los huesos quedan tan delicados como el encaje y se rompen bajo la menor presión. Las fracturas características de la enfermedad, en la columna y la cadera, fuerzan la entrada de las mujeres a los hospitales.

Y es que los huesos cambian con el curso de la vida, tanto en los hombres como en las mujeres. Hasta más o menos los 30 años, se fabrica más hueso del que se pierde. Pero ese esfuerzo puede ser saboteado por el uso a largo plazo de ciertos medicamentos, mala nutrición, desórdenes alimenticios como la anorexia nerviosa o un ejercicio obsesivo que resulte en la pérdida de los periodos menstruales.

Los efectos de la cafeína, el tabaco, el alcohol y las dietas de altas proteínas sobre los huesos son menos claros, aunque algunos expertos creen que afectan la absorción de calcio. Luego de los 30 años, ambos sexos pierden masa ósea.

Pero la osteoporosis no tiene que ser inevitable. Isabel, por ejemplo, está apostando a que su estilo de vida pueda proteger sus huesos. Ella es una bebedora vitalicia de leche, una de las mejores fuentes de calcio y bebe también jugo de naranja enriquecido con calcio. Además, dejó de fumar y comenzó a ejercitar.

Muchas jóvenes evitan la leche y derivados porque los asocian con la grasa, sin darse cuenta de que hay versiones sin grasa o con poca grasa. O no comprenden los beneficios de estos alimentos.

El ejercicio también desempeña un papel, aunque puede causar problemas si se lleva a los extremos.

Una de las salidas es la terapia de reemplazo hormonal, pero esta es controversial. Mientras que el estrógeno puede disminuir el riesgo de ataques cardiacos y hacer más lenta la pérdida de hueso, hay evidencia de que puede aumentar el riesgo de cáncer de mama.

Otras nuevas medicinas, evitan la pérdida del hueso y que este se descomponga. Además, reconstruyen hueso sano. Pero, los expertos, sin embargo, insisten en que el mejor tratamiento es la prevención.

Quién quiere comprar alguna medicina costosa y tomarla por el resto de su vida si puede hacer algunas cosas simples durante su juventud para evitar este mal? , pregunta Randy Rosier, director del Centro para la Osteoporosis en Rochester.

Que no le pase a usted La osteoporosis, llamada el mal silencioso porque su primer síntoma es con frecuencia una fractura inexplicable, no tiene que atacarle a usted.

Aunque se desconoce el origen de la osteoporosis, el rápido descenso en la producción de estrógenos que sucede durante la menopausia es definitivamente un factor de riesgo.

Para evitar esa pérdida existen terapias de sustitución. Sin embargo, muchas mujeres no pueden tomar estrógenos, entre ellas quienes tienen antecedentes de cáncer del endometrio o de mama, embolias o hipertensión grave.

Es importante que las mujeres, entre los 40 y 50 años de edad, pidan la asesoría de su médico para saber si tienen que tomar estrógenos luego de la menopausia.

Para quienes no quieren o no pueden someterse a la terapia de sustitución, hay medicamentos que ayudan.

Un aspecto importante es diagnosticar la osteoporosis en su etapa inicial, mucho antes de que ocurran la pérdida masiva de los huesos y las fracturas. Pero, sin duda, lo más importante es la prevención.

La forma más eficaz para detectarla es una prueba que utiliza pequeñas cantidades de radiación para determinar la densidad ósea, y la pérdida de los huesos de la espina dorsal, las caderas, las muñecas o los talones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.