Secciones
Síguenos en:
Estrategia descachada

Estrategia descachada

Gadafi en las noticias, su artillería arrasa. Libia es una larga y desértica franja costera con un reguero de oasis desde Egipto hasta Trípoli y la cercana frontera de Túnez.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
01 de abril 2011 , 12:00 a. m.

Ahí está la gente, quizá siete millones. Detrás y hacia adentro de un país grande como más de una vez y media Colombia no hay sino nómadas Tuareg y Tebú, la inmensidad vacía del Sahara, petróleo y gas descubiertos desde 1959. Son ricos aunque no lo parezcan, con un ingreso per cápita similar al de España.

Si bien Libia ha estado ausente en los grandes eventos históricos, no es la primera vez que tropas se pasean de un lado a otro de su geografía mediterránea. Por descarte y a falta de otros postores, pasó del Imperio Otomano a colonia italiana en 1911. Mussolini construyó la carretera de 1.500 km para unir la costa de un extremo a otro. Pronto tendría tráfico intenso.

En septiembre de 1940, los blindados del décimo ejército italiano invadieron a Egipto desde Libia. Su claro propósito estratégico era apoderarse del canal de Suez y estrangular una ruta vital del Imperio británico. Los ingleses contraatacaron. En dos meses liquidaron a los invasores que no se detuvieron corriendo como gamos hasta El Agueila, muy cerca al oasis en el fondo del golfo de Sidra, donde los hijos de Gadafi acampan en su actual ofensiva para someter a Cirenaica, la rebelde provincia oriental.

De El Agueila partió en abril de 1941 Erwin Rommel y el Afrika Korp, que había llegado a relevar a los ineptos fascistas. Acosados por los panzers, los ingleses retrocedieron hasta el hoy importante puerto petrolero de Tobruk y la frontera egipcia, buscando el amparo de su flota. El paseo iba a continuar.

La contraofensiva británica se desató en diciembre de 1941. Relevó a Tobruk, se tomó a Bengasi y en un mes, ya sin alientos, se detuvo en el fatídico El Agueila. Desde allí, en mayo de 1942, el ‘Zorro del Desierto’, reforzado, reinició su marcha hacia el canal del Suez. En junio capturó ahora sí a Tobruk y penetró en Egipto. Sus tanques se quedaron sin combustible en El Alamein, a 70 kilómetros de Alejandría, donde los detuvo el general Montgomery. Para enero de 1943, Monty había replegado a Rommel más allá de Trípoli, conjurando la amenaza contra la estratégica ruta interoceánica.

La interdicción aérea había conseguido atajar al más brillante de los mariscales alemanes. El incesante bombardeo aliado a los tanqueros que suplían a Rommel en las ensenadas de la costa de Libia estranguló su logística. La historia se repite. Una vez la aviación detiene los blindados.

Misión cumplida, pero ¿y la estrategia? Después de casi 30 años en América al cuidado del bastión táctico clave a la entrada de la bahía de Cartagena, que defendió honorablemente en 1697, algo había aprendido don Sancho Jimeno sobre estrategia. España la tenía clara en el Caribe como epicentro del comercio indiano que aceitaba la plata del Potosí. Del Alto Perú descendía a la gran feria en el istmo de Panamá. El circuito se anclaba en Cartagena, fuertemente defendida para abrigar los galeones que iban y venían.

No es tan evidente la estrategia de europeos, gringos y árabes contra el decidido y excéntrico Gadafi del librito verde y el socialismo beduino.

Neutralizaron su superioridad aérea e impidieron una masacre en Cirenaica, pero sin que se sepa cuál es el propósito final: ¿Mi- sión humanitaria? ¿Derrocamiento del gran líder? ¿Gobierno panlibio sin Al Qaeda? Vayan decidiendo sin descacharse. En los oasis caen por docenas.

rsegovia@axesat.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.