RAP... SIN PEROS PARA VIVIR

RAP... SIN PEROS PARA VIVIR

En este joven de ropas anchas, hay un ser inconforme con el mundo, un ser que canta para entrar en la catarsis necesaria para resistir el día pesado, la mentira diaria.

29 de junio 1996 , 12:00 a. m.

Este joven soy yo y usted, nosotros, él, no los otros, no ellos , lee en voz alta un muchacho que se confunde entre el público de más de 500 jóvenes de miradas duras, cabezas rapadas y ropas gigantes.

Muchachos reunidos después de soportar varias horas de viaje, para cantar y contar sus protestas y sus odios.

Uy que bullicio, cierto? , dice una señora casi gritando, que mira desesperada hacia todos los lados del teatro. Mi hijo rapero?, no que tal, me enloquezco. El hace grafitis y le gusta el break dance , agrega mientras insiste en su búsqueda.

Aclara que aterrizó en el Teatro Porfirio Barba Jacob, para echarle un vistazo a su hijo que desde el jueves en la noche se dedicó a adornar el escenario con un gigantesco y colorido grafiti, de figuras tan diversas e indescifrables como las propias palabras que utilizan los muchachos del auditorio.

Estos jóvenes representan a cerca de 150 grupos pertenecientes a la llamada cultura hip-hop , y vinieron desde todos los rincones de Colombia a participar del I Congreso Colombiano de Rap.

Llegaron con figuras descomplicadas y fáciles de identificar. Visten bluyines anchos, camisetas grandes, prendas sobre prendas, pasamontañas, gorras colocadas de medio lado y calzan zapatos-tenis.

Con su ritmo cortado, en retahilas cargadas de críticas donde las palabras se mezclan con los sonidos, los raperos cantan sus historias, algunas tan crudas que violentan a quienes los escuchan.

Pese a que se trata de un fenómeno cultural importado, en sólo 5 años, época en la que se establecieron las expresiones hip hop en nuestro país, el rap ha ganado numerosos adeptos.

No parceros, saben qué...blancos, negros, africanos, todos estamos unidos. Todos somos un solo puño para tomar la herencia que tenemos nosotros, la música, si o qué , dijeron los representantes de Buenaventura dirigiéndose al público que respondió con un aplauso.

Desde las todas las ciudades de Colombia llegaron con espectáculos diversos a exponer sus ideas tan salidas de lo común como el mundo al que aspiran.

Un mundo donde la educación sea para todos, donde el servicio militar obligatorio se sustituya por el servicio social obligatorio, donde no haya discriminaciones raciales ni sociales y donde los jóvenes como ellos no sean señalados y agredidos.

Confiesan que casi nunca le cantan al amor porque según ellos, los exponentes de esta cultura nacen y crecen en ambientes tan hostiles que no les proporcionan ese tipo de sentimientos. Por el contrario se sienten señalados y están cansados de ser tachados como drogadictos y delincuentes.

Nosotros no podemos cantar lo que no sabemos. No sabemos cantar cosas melodiosas y románticas, sino que cantamos desde nuestra vivencia. Allá (en los barrios marginales) nos tratan mal, y nuestra respuesta es la agresividad efectiva para que la gente nos escuche , dice Anderson Delgado, director general del Congreso.

Su color es el azul, símbolo de la libertad, pero detestan el rosado por ser el tono que muchos utilizan para pintar o disimular la realidad.

El rap es la lírica, lo que se canta, lo definimos como la renovación artística popular , dicen.

Y clarifican que la llamada cultura hip-hop es el idioma universal con el que se definen las expresiones como el rap , que es el canto; el break dance , o sea el baile; el grafiti para expresar su inconformidad en las paredes y el salto bajo que es un ritmo nuevo que se baila de pie y brincando.

Para nosotros el rap es una forma de vida, una filosofía que en esencia reivindica la vida digna , dice Anderson.

Los muchachos, que después de realizar varios foros regionales, presentan y discuten sus propuestas en el primer congreso nacional se reiteran con vehemencia en su militancia en la política del nimierdismo que no tiene nada que ver con la derecha, ni con la izquierda, sólo con la realidad y en contra de la violencia.

Mundo rap Las diferentes expresiones de los raperos del país, se presentan durante el Primer Congreso Colombiano de Rap, que se realiza en Medellín y que se prolongará hasta el próximo lunes.

Luego de realizar varios foros en Bogotá, Cali, Barranquilla, Cartagena y otras ciudades donde se reflexionó sobre el movimiento generado alrededor de esta nueva expresión, los jóvenes raperos se reúnen para unificar conceptos sobre lo que significa la llamada cultura hip-hop .

En el certamen, los muchachos dedicarán una jornada al estudio y la discusión de lo que significa dicha cultura, su vocabulario y el lenguaje general que utiliza.

Los organizadores y participantes del congreso también pretenden conformar la Corporación Rap Colombia y crear el primer movimiento de este tipo en nuestro país.

El congreso durante el cual se realizó el concierto de cuatro agrupaciones reconocidas del país fue financiado por la Ong Suiza, Tierra de Hombres.

Con miras a plantear cuál será el futuro económico del movimiento, cuyos exponentes se niegan a aceptar la comercialización en casas disqueras, se discutirá la posibilidad de buscar el patrocinio con Ong internacionales que les permitan crear la primera casa de grabaciones de rap del país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.