JUECES LANZAN SOS POR CÓDIGOS

JUECES LANZAN SOS POR CÓDIGOS

A los juzgados de Ejecución de Penas y Especializados que funcionan en el antiguo edificio del Tribunal Nacional, en Bogotá, literalmente no les cabe una solicitud de libertad más.

26 de julio 2001 , 12:00 a.m.

A los juzgados de Ejecución de Penas y Especializados que funcionan en el antiguo edificio del Tribunal Nacional, en Bogotá, literalmente no les cabe una solicitud de libertad más.

La congestión por las peticiones masivas de libertad, a raíz de la entrada en vigencia, el martes último, de los códigos Penal y de Procedimiento Penal llegó a tal punto que los diferentes jueces lanzaron un llamado de ayuda a las instituciones encargadas de administrar la justicia para sobrellevar el problema.

La situación es de caos absoluto. Esto ya se había previsto. Se advirtió oportunamente a los organismos encargados de administrar la justicia, pero hasta ahora no conocemos la más mínima información al respecto sobre soluciones , afirmó José Reyes Rodríguez, juez cuarto penal especializado de Bogotá.

Alrededor de 500 peticiones de libertad de presos, reducciones de penas y detenciones domiciliarias fueron radicadas ayer en los 12 Juzgados de Ejecución de Penas y los 5 Especializados.

Estas solicitudes se suman a las casi 4.000 que fueron radicadas el martes en estos mismos juzgados y en los otros despachos penales de la capital. En la ciudad funcionan 115 juzgados (88 penales, 55 del Circuito, 12 de Ejecución de Penas y 5 Especializados).

Según Reyes, las entidades encargadas de administrar la justicia como el Ministerio de Justicia, el Ministerio de Hacienda y el Consejo Superior de la Judicatura no previeron la situación para crear nuevos juzgados o por lo menos duplicar la planta de juzgados Especializados y de Ejecución de Penas.

No creemos- explicó el jurista- que la solución sea nombrar empleados temporales. Creemos que se debe duplicar la planta de juzgados. Por ejemplo, solo para Bogotá, consideramos que se deben nombrar por lo menos 15 jueces más.

En la ciudad hay 90 fiscales, aproximadamente, pero solo existen 7 jueces del circuito especializados, por lo que se nota la carga laboral para los jueces , agregó Reyes.

Según él, recientemente el Consejo de la Judicatura creó unos cargos para solucionar la congestión pero estos no tenían poder de decisión y muy poco colaboraron para arreglar el problema.

Esas soluciones no son ni siquiera paños de agua tibia , dijo Reyes.

Las peticiones.

El principal argumento de los abogados y familiares de personas detenidas en que con la entrada en vigencia de los nuevos códigos sus defendidos o parientes tiene derecho a la libertad, unos por penas cumplidas, prescripciones, rebajas de la pena o porque las conductas por las que fueron condenados ya no son consideradas como delitos (ver recuadro).

El nuevo Código Penal rebajó las penas a delitos como hurto, estafa, homicidio, falsedad y peculado, entre otros. Además, el Código de Procedimiento eliminó las medidas de aseguramiento para delitos castigados con penas menores a los tres años, como los antes nombrados.

Además de las peticiones masivas de libertad, se prevé que a los juzgados llegarán en los próximos días un gran número de controles de legalidad, una nueva figura que incluye el reciente Código de Procedimiento Penal, mediante la cual los jueces pueden revisar las medidas de aseguramiento dictadas por los fiscales y otras etapas de un proceso penal.

Se ven venir por montones los controles de legalidad, que van a ocupar todo el tiempo de los juzgados y no habrá espacio para hacer audiencias y muchos menos para evacuar fallos , aclaró el Juez 4 Penal Especializado.

Por ahora, los 21 funcionarios de los Juzgados Especializados y de Ejecución de Penas de la capital, donde hay 31 mil procesos, se preparan para recibir más solicitudes de libertad.

LOS DELITOS.

Estos son algunos delitos por los que se están haciendo el mayor número de peticiones de libertad.

Terrorismo.

Carlos Manrique*, recluido en la cárcel de Duitama (Boyacá), condenado a 60 años de prisión por terrorismo. Pidió su libertad por cumplimiento de la pena, porque el nuevo Código Penal redujo la sanción para este delito a 40 años de prisión. El implicado completó 40 años de su pena con la ayuda de rebajas por buen comportamiento y trabajo.

Hurto.

José Montenegro*, recluido en la Colonia Penal de Acacía (Meta), condenado a 12 meses de prisión por hurto. Pidió la libertad condicional porque lleva 6 meses detenido y el nuevo Código de Procedimiento Penal estipula la detención solo para delitos mayores de 4 años.

Homicidio Agravado.

Luis Pérez*, recluido en la Modelo de Bogotá, condenado a 30 años por homicidio agravado. Lleva 26 años detenido. Pidió la libertad por cumplimiento de la pena, ya que el nuevo Código Penal castiga este delito con un máximo de 25 años.

Peculado.

Pedro Albornoz*, recluido en La Picota de Bogotá, condenado a 3 años por peculado por uso. Lleva 2 detenido. Pidió la libertad porque el nuevo Código de Procedimiento Penal establece el beneficio de la libertad condicional para las personas condenadas a menos de tres años.

*Las identidades son ficticias para proteger los nombres de los implicados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.