Secciones
Síguenos en:
ANTICIPAN LA LIQUIDACIÓN DE ALCALIS DE COLOMBIA

ANTICIPAN LA LIQUIDACIÓN DE ALCALIS DE COLOMBIA

La empresa Alcalis de Colombia, productora de sal refinada y de insumos para la industria de detergentes, jabones, vidrios y algunos medicamentos, entrará en liquidación antes de lo previsto, debido a la agudización de su crisis financiera que legalmente la colocó en estado de disolución. Alcalis, que figuró entre las compañías escogidas como modelo para adelantar el proceso de reconversión industrial, no soportó las altas cargas laborales, los elevados costos administrativos y la competencia originada por la apertura económica.

Los términos de la liquidación de la empresa serán definidos hoy durante una junta directiva, prevista para las ocho de la mañana. Planeación Nacional y los ministros de Desarrollo y Hacienda apoyan la decisión.

La anticipación de la medida busca evitar mayores sobrecostos laborales, pues actualmente se negocia una convención colectiva que cuesta más de 7.000 millones de pesos y que cobija a sus 1.248 empleados.

Cálculos que reposan en el Instituto de Fomento Industrial (IFI), propietario del 99.5 por ciento de las acciones de la compañía, indican que la liquidación costará unos 28.000 millones de pesos.

Será necesario crear un fondo para atender pagos por pensiones de jubilación por 34.000 millones.

Aunque en el mercado nacional hay suficientes existencias de sal refinada para atender el consumo interno, el Gobierno estudia distintas alternativas para evitar una escasez del producto y de otras materias primas básicas de la industria.

Una de las fórmulas que se ha venido estudiando consiste en poner a funcionar una compañía operadora integrada por exfuncionarios de las plantas de las empresas ubicadas en Betania (Zipaquirá) y Mamonal (Cartagena).

Por recomendación del Gobierno, que acogió estudios de expertos nacionales e internacionales, en septiembre de 1991 ya se había ordenado el cierre de la planta de carbonatos de Betania, que producía insumos para la industria de detergentes, jabones, vidrios y otros subproductos.

La fabricación de esfas materias primas se concentró en el complejo químico de Mamonal, en Cartagena, que ahora también es objeto de liquidación.

Esta determinación no solo se tomó por razones económicas. Betania, de acuerdo con un estudio de Planeación Nacional, se había convertido en el principal factor contaminante del Río Bogotá.

Diariamente se enviaban al afluente 680 toneladas de residuos de cloruro, cifra que estaba muy por encima de los límites máximos previstos. La crisis Desde 1993, se empezó a evidenciar una pérdida de rentabilidad de la compañía debido a los altos costos administrativos y laborales. Un trabajador, por ejemplo, se podía pensionar al cumplir los 25 años de vinculación a la empresa, sin importar su edad.

Como muchos empleados cumplían este requisito a los 43 años, Alcalis tenía que mantenerlo hasta que cumpliera la edad reglamentaria (55- 60 años) para que el Instituto de los Seguros Sociales se hiciera cargo de él.

Igualmente, en caso de que llevara 20 años en la empresa y tuviera 50 de edad también podía pensionarse. En abril de 1992 se introdujeron correctivos para frenar la eminente liquidación de la compañía , a través de modificaciones en el régimen preestablecido y se calculó un ahorro entre 4.000 y 5.000 millones de pesos.

Alcalis, de todas maneras, continúo conservando una estructura laboral inadecuada. Hay 1.248 empleados activos y 1.500 pensionados.

Además, desde 1990 se introdujo un nuevo factor desestabilizador para las finanzas de la compañía: la apertura económica.

La empresa tenía el monopolio para la importación de soda cáustica. A raíz de la liberación de las compras en el exterior se perdió este mercado con la consecuente caída de precios.

Según cifras oficiales, mientras en agosto de 1991 la tonelada de soda cáustica la vendía la empresa en 230 mil pesos, hoy la comercializa a 80 mil. Con un agravante: los consumidores la pueden importar directamente.

De esta forma, mientras los costos suben, los ingresos bajan. Así es imposible mantener la operación de la compañía , dijo una fuente oficial.

Alcalis también se ha visto perjudicada por el mercado paralelo de la sal, que se vende cruda pero como si fuera refinada. Consecuencias Según lo previsto por las autoridades económicas, por ahora no habrá escasez en el suministro de sal porque hay suficientes 0roductos en el mercado. En caso extremo se recurriría a la oferta extranjera.

La liquidación de Alcalis tiene implicaciones en otras empresas que suministran la materia prima. Concesión Salinas, que también se encuentra en dificultades financieras, queda sin cliente para la venta de la salmuera, negocio del cual depende en gran parte.

Alcalis tiene activos por unos 40.000 millones de pesos, que serán puestos en venta. Están representados, básicamente, en maquinaria, equipos, terrenos y el muelle de Cartagena.

Los trabajadores denunciaron ayer que hasta el momento han salido de la compañía 640 empleados y señalaron que tomarán acciones para evitar la liquidación, tal como lo estableció el Gobierno.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.