TAXISTAS TEMEN LIBERACIÓN DE CUPOS

TAXISTAS TEMEN LIBERACIÓN DE CUPOS

Hay preocupación en el gremio de taxistas de Cali. El trabajo cada día está más competido y ahora temen que en cualquier momento, a partir de la próxima semana, las cosas se compliquen.

25 de junio 1996 , 12:00 a. m.

Las empresas de taxis del municipio han manifestado su intranquilidad ante la posible liberación de los cupos para taxis en la ciudad.

De no ser renovado antes del 30 de junio el decreto que congela el parque automotor de vehículos tipo taxi en la ciudad, entrarían por lo menos 4.000 vehículos más a prestar el servicio público individual, que se sumarían a los 14.000 que, según la Asociación de Empresas de Taxis (Asoemtaxis), circulan hoy por Cali.

Como consecuencia del aumento en los cupos, se agravaría la congestión en las calles de Cali, y caería aún más la rentabilidad del oficio, dicen.

Ramiro Jurado, representante del gremio de Microbuses Colectivos, dijo que otra causa del problema es que los concesionarios se han convertido en vendedores de cupos, suplantando al Estado en la autorización de matrículas. La ganancia por cada una de ellas es de cinco millones de pesos para el concesionario, además de lo obtenido por la venta del vehículo.

Jurado agregó que es incomprensible que mientras se congelan los cupos para buses, busetas, microbuses y camperos en Cali, se descongelen los de taxis .

En respuesta a la petición de Asoemcali de hacer un incremento ordenado de los cupos basándose en estudios hechos por la Secretaría de Tránsito del Municipio, y entregando licencias a las empresas de transporte y no a particulares que inescrupulosamente trafican con la licencia, el alcalde Mauricio Guzmán dijo que su propuesta ha sido siempre la misma: hay que ampliar el mercado y dejar que el mismo se regule .

Jurado denunció que la entrega de licencias se ha convertido en un foco de inmoralidad, y que se ha conformado una alianza entre algunos funcionarios del Tránsito municipal y los dueños de concesionarios muy poderosos.

Añadió que probablemente de estos sectores provengan las amenazas de muerte recibidas por representantes del Sindicato de Unión de Motoristas (Sindiunión), y de la Cooperativa del Sindicato. Dichas amenazas se deberían a la posición asumida en defensa de los pequeños propietarios de taxis, dice.

Pero quienes viven directamente el problema son los que transitan por las calles.

Para don Rodrigo Valenzuela, quien ha sido taxista durante 45 años, el negocio del transporte cada vez es menos rentable. En 10 horas de trabajo diario, logra reunir en promedio 39 mil pesos.

De esa suma debe entregar a la empresa a la que está afiliado 17 mil pesos, se gasta en gasolina 10 mil y como ganancia le quedan 12 mil. Eso cuando no es uno de esos malos días donde ni siquiera completa lo que debe invertir , dice Valenzuela.

La situación se hace más difícil por la congestión de los últimos años y la competencia desleal de los 400 taxis que circulan sin licencia.

Y mientras pasa las horas frente al volante, Valenzuela recuerda que alguna vez el galón de gasolina costaba cinco centavos y podía vivir tranquilamente de su trabajo de taxista.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.