LA TRAMPA DE NACHO VIVES EN FAVOR DE LA GUAJIRA

LA TRAMPA DE NACHO VIVES EN FAVOR DE LA GUAJIRA

Falsificó las firmas de dos concejales, necesarias para que el Congreso aprobara la departamentalización y utilizó la influencia de su amiga Clementina Zúñiga de Socarrás, para que el presidente Guillermo León Valencia lo nombrara el primer gobernador, por encima de José Francisco Socarrás, cuando el médico riohachero estaba a punto de asumir. Apenas se enteró que el presidente nombró a Socarrás, no dudó en pedirle un favor a la ex esposa de éste. Necesitaba otra firma. La de la mujer en una carta redactada por él mismo, en el que ella aparece anunciándole a su esposo, de quien estaba separada de cuerpo, que viajará de Santa Marta a Riohacha a posesionarse como primera dama. Yo le pedí que firmara el memorial, que también decía que él (Socarrás) no podía ofender a la familia y al Gobierno llevando a su concubina, una pudiente mujer vallenata con la que contrajo matrimonio por lo civil. El, como le tenía miedo a Clementina, que era una mujer muy agresiva, pasó su renuncia irrevoc

30 de junio 2001 , 12:00 a.m.

Falsificó las firmas de dos concejales, necesarias para que el Congreso aprobara la departamentalización y utilizó la influencia de su amiga Clementina Zúñiga de Socarrás, para que el presidente Guillermo León Valencia lo nombrara el primer gobernador, por encima de José Francisco Socarrás, cuando el médico riohachero estaba a punto de asumir.

Apenas se enteró que el presidente nombró a Socarrás, no dudó en pedirle un favor a la ex esposa de éste. Necesitaba otra firma. La de la mujer en una carta redactada por él mismo, en el que ella aparece anunciándole a su esposo, de quien estaba separada de cuerpo, que viajará de Santa Marta a Riohacha a posesionarse como primera dama.

"Yo le pedí que firmara el memorial, que también decía que él (Socarrás) no podía ofender a la familia y al Gobierno llevando a su concubina, una pudiente mujer vallenata con la que contrajo matrimonio por lo civil. El, como le tenía miedo a Clementina, que era una mujer muy agresiva, pasó su renuncia irrevocable y el presidente me llamó a mí. Yo acepté y el primero de julio estuve en el palacio departamental", narra Vives.

" Maquiavélico!", piensan algunos. "Tenía que hacerlo, el fin justifica los medios", les contesta el político samario, desde la biblioteca de su apartamento en Bogotá, donde prepara las defensas de demandas de derecho electoral.

"Yo llevaba un trabajo adelantado, tratando de convencer al Congreso de la departamentalización y me hacía falta una firma para la aprobación, entonces tuve que falsificarle la firma a Enrique Brito (q.e.p.d.), concejal de San Juan, y la de otro, que no recuerdo el nombre. El notario único de San Juan, el papá del concejal El chinito Gámez, el único que estaba de acuerdo con el departamento de La Guajira, autenticó la firma", cuenta el político.

Es que en el sur, pocos eran los partidarios de La Guajira. Altamira Gómez, 106 años, recuerda que "ellos siempre se han creído más de Valledupar, que guajiros".

Nacho Vives agrega: "los sanjuaneros son muy aristócratas. Blancos, ojos azules, ellos se sentían más de Valledupar que de La Guajira y, por eso, la mayoría de los concejales no querían firmar".

Para entonces, Vives habían bregado por dos años la aprobación del acto legislativo número 1 de diciembre 28 de 1963. La Guajira no cumplía con los requisitos para convertirse en departamento.

Así que por iniciativa suya, la constitución se modificó y el departamento quedó eximido de cumplir con los requisitos del mínimo de población y de los 500 mil pesos de ingresos mensuales, por concepto de impuesto de renta.

Pero las firmas de las tres cuartas partes de los concejales del presunto nuevo territorio, había que conseguirlas a como diera lugar. Con dos de ellas falsas, el Congreso aprobó la ley 19 del 10 de noviembre de 1964, que le vio vida jurídica al departamento fronterizo.

Los anales del Congreso testimonian que en la misma situación estaban los senadores Hernando Durán Dussán y Diego Luis Córdoba con la departamentalización del Meta y del Chocó, respectivamente.

El interés de ellos era parecido al de Vives. El político no se olvidaba de los votos guajiros que lo salvaron de perder la curul del Magdalena grande, cuando Pepe Vives y Armando Castro Monsalvo compitieron por ella.

El ex senador samario José Ignacio Nacho Vives Echeverría admitió los rumores sobre la trampa que hizo para crear el departamento de La Guajira, hace 36 años.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.