POLÍTICA, ALAN JARA Y LA ONU

POLÍTICA, ALAN JARA Y LA ONU

Preocupación, abatimiento, ofuscación, pesar, mucho pesar con dolor de patria, son los sentimientos que se nos agolpan en el alma por el retroceso en la vía de la paz, que había avanzado positivamente con la liberación de policías y soldados.

24 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Preocupación, abatimiento, ofuscación, pesar, mucho pesar con dolor de patria, son los sentimientos que se nos agolpan en el alma por el retroceso en la vía de la paz, que había avanzado positivamente con la liberación de policías y soldados.

Es desesperante la insensatez de los generadores de violencia, llámense Estado o subversión, que han perdido el respeto por el ser humano y por la madre tierra: secuestrar, cerrar hospitales y no dar empleo es igualmente criminal; volar oleoductos y fumigar es destruir igualmente el planeta.

Lo irreparable es la acción de destruir y, más aún, destruir a nombre de un proyecto político. Me explico: la lucha por el poder público es la más alta manifestación de la política y es válida sólo si respeta unos principios éticos.

En primer lugar hay que mencionar la inviolabilidad de la persona humana. Esto es, no sacrificar al individuo, no sacrificar a ninguna persona que sea fin en si misma, a objetivos colectivos; no instrumentalizar a la persona... , no sacrificar parte de la población por el bienestar de otra parte de la misma población.

El segundo valor ético es la autonomía de la persona. Es decir, el valor intrínseco que tienen los planes de vida, los objetivos, los ideales, los estilos de utilizar la libertad que tiene cada persona . Naturalmente observando las normas necesarias del cuerpo social, que limiten al mínimo la autonomía personal.

El tercer referente ético para la lucha por el poder político es la dignidad de la persona. Se debe tratar a cada una de las personas de acuerdo con sus méritos y con sus acciones concretas reales a las que son sujetas, y no de acuerdo con su sexo, raza, ideología, religión u otros criterios excluyentes de este tipo... (Savater).

Estos valores éticos de la política deben estar carburados por el concepto de ciudadanos para la democracia. Los ciudadanos no tiene derecho a quejarse de la política si toleran que los políticos hagan algo indebido .

Recientemente López Michelsen ha dicho que los guerrilleros si saben política. En todo caso, me reafirmo en algo que dije en anterior columna: que el más importante hallazgo de la humanidad en el segundo milenio ha sido la democracia. Estas reflexiones acuden a mi caletre por el secuestro de Alan Jara , que lo siento en el corazón como me duelen los secuestros de colombianos. No como lo observa el mundo globalizado, que los aterra que los secuestradores hayan violado una camioneta de la ONU. Con valores así, para qué la ONU?.

*Abogado y politólogo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.