LAS FARC MASACRAN UNA PATRULLA POLICIAL

LAS FARC MASACRAN UNA PATRULLA POLICIAL

Los guerrilleros salían de todas partes: del monte y de los cerros, los pobres policías nada podían hacer , dijo un testigo del ataque de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) contra un camión cargado de agentes, en el kilómetro 20 de la vía que conduce de Santa Marta a Ciénaga. El cruento asalto en el que murieron doce agentes de la Policía Antinarcóticos, cuyas exequias se realizarán hoy en distintas capitales, tuvo dos actos.

03 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Primero, cuando apenas salía el Sol, un grupo de 20 guerrilleras detuvo un bus de Rápido Ochoa que cubría la ruta Barranquilla-Santa Marta.

Los viajeros fueron obligados a descender del vehículo, usado luego para taponar la vía. Minutos después, a las 6:45 de la mañana, el camión descubierto, cargado de policías que transitaba por la carretera se detuvo al encontrar el paso cerrado.

De immediato, otro comando guerrillero, integrado por unos 50 hombres y apoyado por un grupo de mujeres, abrió fuego contra los agentes usando cargas de dinamita, granadas, ráfagas de metralleta y fusil.

El enfrentamiento que duró cerca de una hora dejó, además, otros cuatro policías heridos. Los agentes fueron llevados al Hospital San Juan de Dios, declarado ayer en emergencia. El consejero para la Paz, Jesús Antonio Bejarano condenó duramente el ataque.

A raíz del ataque, la red vial que une a Barranquilla, de donde venía el bus, con Santa Marta y Cartagena, fue taponada por comandos de policía en la intención de alcanzar a los guerrilleros que huyeron en distintas direcciones.

En Medellín, anoche otro agente fue asesinado en inmediaciones del Matadero Municipal. Ataque en Medellín Tres agentes y un teniente del F2 de la Policía murieron ayer en Medellín al ser atacados a bala por sicarios. También fue baleada la sede del grupo antisecuestros (Unase) por presuntos miembros de las FARC.

Los agentes Wilson Gómez Bermúdez, 18 años; Daniel Fernández Moreno, 24, Siervo de Jesús Caravante Forero y el teniente Henry Torres Orejuela, murieron cuando se desplazaban en un vehículo.

La Policía dijo que el atentado fue perpetrado por la banda de Tyson , jefe de sicarios al servicio del Cartel de Medellín, y el DAS y la DIJIN lo atribuyeron al mismo Tyson en compañía de miembros de los Priscos .

En la más cruenta escalada subversiva registrada en la historia reciente de este departamento, doce miembros de la Policía Nacional --adscritos a la Compañía Antinarcóticos, con sede en esta ciudad-- fueron muertos a tiros y otros cuatro quedaron heridos durante un ataque de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La emboscada fue perpetrada por el XIX Frente de las FARC José Prudencio Padilla a un camión de la Policía en donde iban 25 agentes. El hecho se registró a las 6:45 de la mañana de ayer, en el kilómetro 20 de la vía Ciénaga-Santa Marta, cerca al puente sobre el río Toribio.

Alrededor de medio centenar de insurgentes atacaron el vehículo con cargas de dinamita, granadas, ráfagas de metralleta y fusil. Los agentes regresaban a esta ciudad luego de cumplir una misión de apoyo a varias subestaciones de Policía, adscritas a los distritos de Ciénaga y Fundación. Los agentes del Grupo Antinarcóticos tenían apenas 20 días de estar en esa sede.

En el ataque murieron el cabo William González Corredor y los agentes Ramiro Calzada Arenas, Carlos Alberto Rojas Gómez, Juan Eliseo Buitrago Espinoza, Alexander Duque Ortega, Miguel Angel Muñoz Rodríguez, Javier Caycedo Saavedra, Orlando Villa Albis, Evelio Robayo Ortiz, Edgar Suns Ramírez, José Obar Cruz Vega, y el dragoneante Jorge Coronado Herrera, perteneciente a la Seccional de Policía Judicial e Investigación (Sijin).

Los heridos son el cabo Luis Gómez Vergara y los agentes Orlando Ortiz Bernal, Iván Alberto Arboleda Villa y Sigifredo Mosquera, quienes fueron remitidos al Hospital San Juan de Dios, de Santa Marta, el cual fue declarado en emergencia para atender a los heridos y de allí trasladarlos a la Policlínica de la Policía Nuestra Señora de Fátima.

La emboscada ocurrió prácticamente en las goteras de Santa Marta, a unos 20 kilómetros, y en un sector donde proliferan las granjas y viveros. El área está dentro del municipio de Ciénaga.

Los pasajeros de un bus de la empresa Rápido Ochoa fueron testigos presenciales del sangriento episodio, pues los subversivos utilizaron el vehículo automotor para bloquear la vía y emboscar a los uniformados. El bus venía de Barranquilla y fue interceptado por casi una veintena de mujeres que vestían prendas militares y portaban armas de largo alcance, que obligaron a los pasajeros a abandonar el bus.

Según los testigos, las guerrilleras se sumaron a un grupo numeroso de hombres, también uniformados y armados. Eran alrededor de 80 y nos dijeron que nada tenían contra nosotros y que no nos harían daño , explicó uno de los pasajeros.

Fue algo espantoso. Cuando apareció el camión de la Policía empezaron a disparar contra los agentes , relató otro. Los guerrilleros salían de todas partes: del monte y de los cerros. Los pobres policías nada podían hacer ante el ataque sorpresivo , dijo consternado otro testigo.

Según éstos, personal de la Policía llegó en apoyo de sus compañeros emboscados y se enfrentaron a los subversivos. El enfrentamiento duró casi una hora y luego los guerrilleros huyeron en distintas direcciones.

Anterior a este ataque, el mismo grupo del XIX Frente de las FARC dinamitó a las dos de la madrugada de ayer una torre de comunicación de la Policía en Riofrío (zona bananera), corregimiento de Ciénaga. Diálogo si hay voluntad Gobierno Jesús Bejarano, consejero presidencial para los asuntos de paz, reiteró ayer que la disposición a dialogar por parte del Gobierno se mantiene, pero que antes es necesario que los grupos guerrilleros demuestren una voluntad real.

La declaración de Bejarano fue hecha después de los últimos hechos de violencia protagonizados, supuestamente, por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en varias regiones del país.

La decisión al diálogo se mantiene porque surge de una convicción democrática. Sin embargo, consideramos que tanto las FARC como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) tienen que demostrar su voluntad y eso es con hechos , dijo Bejarano.

Asimismo, señaló que deben liberar a los secuestrados que aún mantienen en su poder y suspender sus ataques contra la población civil y contra las Fuerzas Armadas. Sobre esa base, sostuvo Bejarano, entraremos en un camino de diálogo.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.