BRASIL ACUDE OTRA VEZ A LA MANO TENDIDA DEL FMI

BRASIL ACUDE OTRA VEZ A LA MANO TENDIDA DEL FMI

Brasil decidió pedir más ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI), para apaciguar los efectos de la crisis argentina y la incertidumbre política que generan las elecciones presidenciales que tendrán lugar durante el año 2002.

24 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Brasil decidió pedir más ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI), para apaciguar los efectos de la crisis argentina y la incertidumbre política que generan las elecciones presidenciales que tendrán lugar durante el año 2002.

Poniendo fin a semanas de especulaciones, el Ministerio de Finanzas confirmó que el secretario de Finanzas, Amaury Bier, encabezará la delegación que mañana iniciará negociaciones con el Fondo Monetario.

El presidente del Banco Central brasileño, Armínio Fraga, quien estará en Washington para asistir a una reunión del Banco Mundial, también se reunirá con directivos del FMI y del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

El actual programa de créditos del FMI para Brasil de US$41.500 millones expira el próximo primero de diciembre.

En comentarios recientes, el presidente Fernando Henrique Cardoso ha sentado las bases de una petición al fondo para que respalde las decisiones defensivas del país, incluyendo tasas de interés más altas para detener las presiones inflacionarias de una moneda debilitada y recortes de presupuesto para frenar la deuda gubernamental.

La noción de que los beneficios económicos de otro paquete del FMI compensan los riesgos políticos está ganando apoyo interno. El diario O Estado de S. Paulo endosó la ayuda del fondo como una póliza segura y prudente .

En este momento habría decepción en el mercado si Brasil no extiende su acuerdo con el FMI , dijo Francis Freisinger, economista para América Latina del banco de inversión estadounidense Merrill Lynch. El experto estima que dicho paquete totalizaría US$11.000 millones y duraría hasta 18 meses. Eso otorgaría la credibilidad del FMI durante un período de transición política , dijo, pero no sería una imposición sobre el nuevo gobierno .

Los candidatos izquierdistas de oposición, enemigos tradicionales de las condiciones del FMI que restringen el gasto público, están actualmente liderando las encuestas de opinión con miras a las elecciones de octubre de 2002.

Los economistas afirman que Brasil necesita un salvavidas del FMI debido a que recientes trastornos amenazan con producir un círculo vicioso en el que el alza de las tasas de interés, el debilitamiento de la moneda debilitada y la desaceleración del crecimiento económico agravan la ya pesada deuda del país. Es más, el déficit comercial de Brasil está creciendo, y la inversión extranjera está marcadamante a la baja.

El país ha logrado avances significativos en su política fiscal desde que alcanzó un acuerdo de US$41.500 millones con el FMI en 1998. Ha cumplido, o superado, las metas de desempeño, y el gobierno disfruta de buenas relaciones con el Fondo. Es probable que cualquier endurecimiento fiscal bajo un nuevo acuerdo con el FMI requiera de cambios presupuestarios relativamente indoloros, según los economistas.

Pero es posible que estos recortes fiscales se produzcan en áreas políticamente sensibles como la salud y los servicios sociales. Y el FMI tiene una carga política. Ultimamente, los críticos han buscado culpar al Fondo por la crisis energética de Brasil, diciendo que las restricciones en el gasto bloquearon la inversión en nuevas plantas eléctricas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.