SE DISPARÓ EL CRÉDITO AGROPECUARIO

SE DISPARÓ EL CRÉDITO AGROPECUARIO

El sector rural está sacando la cara, a pesar de que al comienzo del Gobierno no figuraba como estratégico dentro del plan de fortalecimiento de la economía. (VER GRAFICA: CREDITOS OTORGADOS POR PRODUCTOR).

24 de julio 2001 , 12:00 a.m.

El sector rural está sacando la cara, a pesar de que al comienzo del Gobierno no figuraba como estratégico dentro del plan de fortalecimiento de la economía.

(VER GRAFICA: CREDITOS OTORGADOS POR PRODUCTOR).

Ayer se conoció el balance semestral de créditos y los resultados son satisfactorios: el saldo de cartera de redescuento creció 19 por ciento y el crédito nuevo lo hizo en 17 por ciento.

El presidente del fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario (Finagro), César Pardo Villalba, dijo que se superaron todos los pronósticos, y destacó que incluso las cifras son mejores que las que se registraron en el mismo ciclo del 2000, considerado el mejor en muchos años.

Durante ese período, Finagro reportó utilidades brutas por 18.302 millones de pesos, de los cuales trasladó 8.158 millones para capitalizar el Fondo Agropecuario de Garantías (FAG).

Así, al cierre del primer semestre del 2001, la cartera de redescuento sumó 1 billón 601 mil millones de pesos, contra 1 billón 348 mil millones del 2000.

Mientras tanto, el crédito nuevo llegó a 598.205 millones de pesos. Los préstamos se han entregado principalmente para capital de trabajo para comercialización de productos de origen agropecuario.

Esta situación se presentó, según Finagro, motivada por compras anticipadas de cosechas sobre el esquema de agricultura por contrato y proyectos de tipo asociativo.

La semana pasada, la Corporación de Abastos de Bogotá y algunos comercializadores de otras ciudades anunciaron que se habían anticipado las cosechas y que en algunas ciudades había superproducción de alimentos. Ahora el dinamismo de los créditos parece constatar esas afirmaciones.

Sectores líderes.

De hecho, la demanda de recursos para cultivos semestrales, capital de trabajo y compras de cosechas, mantienen el sector como el más dinámico de la economía colombiana en el momento.

Según el balance semestral que hizo Finagro, por líneas de crédito se destaca el comportamiento de capital de trabajo en proyectos de ciclo corto, que aumentaron 31 por ciento en el primer semestre del año respecto a igual período del 2000.

Hacia esta línea se dirigieron 330.084 millones de pesos, que se destinaron al financiamiento de comercialización para la producción agropecuaria, servicios de apoyo y siembras de cultivos transitorios como arroz, maíz, algodón, papa, fríjol, soya, tabaco y hortalizas. Estos productos son precisamente los que presentan una sobreoferta en algunas regiones del país.

La línea de inversión, es decir, la de proyectos a mediano y largo plazo, aumentó sus desembolsos en 47 por ciento frente al primer semestre del año anterior, al totalizar 178.997 millones de pesos.

En este renglón, los recursos se entregan para compra de animales, maquinaria e infraestructura para comercialización, adecuación de tierras, siembras de cultivos de tardío rendimiento y maquinaria y equipo de uso agropecuario.

Dentro del balance, Finagro también recuerda que en materia de crédito asociativo se aclararon los compromisos y las obligaciones de los agricultores, integradores y entidades financieras, con el objeto de reducir los trámites y definir responsabilidades.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.