Y NO TODO ES POR MEA CULPA

Y NO TODO ES POR MEA CULPA

Siempre que se presentaba la oportunidad de pasar la noche en casa de sus primos o amigos, Luis, de 8 años, estudiante de segundo grado en un colegio privado, era el único que no mostraba ninguna alegría. Es más se sentía incómodo ante tanta insistencia.

23 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Siempre que se presentaba la oportunidad de pasar la noche en casa de sus primos o amigos, Luis, de 8 años, estudiante de segundo grado en un colegio privado, era el único que no mostraba ninguna alegría. Es más se sentía incómodo ante tanta insistencia.

Las mamás de sus compañeros no entendían su actitud. Solo cuando Virginia, la mamá de Luis les contaba que él sufría de enuresis y se orinaba en la cama, ellas comprendían la situación, pero nunca la comentaban con sus hijos.

La rutina diaria se daba entre colchones y cobijas mojados, tendidos de cama para cambiar cada día. Virginia trataba de manejar la situación de la mejor manera posible, con comprensión, amor, paciencia y un control regular con el médico del niño.

Este caso no es una excepción. Juan Manuel Páez Ospina, urólogo infantil señala que la enuresis es más común de lo que parece. No es una enfermedad sino un síntoma o manifestación de que algo sucede .

Se estima -dice Páez- que un 20 por ciento de los niños al llegar a los 5 años todavía se mojan en la cama; a los 7 años, un 8 a 10 por ciento, y a los 15 años, un uno por ciento todavía presenta esa descarga involuntaria de orina en la noche .

La mayoría de niños con enuresis son retraídos, con tendencia al aislamiento, inseguros y no se adaptan fácilmente. Cuando se mejora su problema, se comportan diferente , dice Páez.

Problema familiar.

Gustavo Cortés Garzón, coordinador de pediatría de la Clínica de la Mujer, afirma que es importante consultar cuando el problema sigue después de los 5 años, y descartar infecciones urinarias o problemas hormonales y neurológicos.

Sin embargo, datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y reportes en su cartilla Ayudando a crecer, señalan que la mayoría de los casos se derivan de situaciones ambientales como: una familia en conflicto, problemas en el colegio o con los compañeros y profesores.

En muchos casos se presentan recaídas por factores como la separación de los padres, el nacimiento de un hermanito, maltrato y otros.

Si hay un problema físico de fondo se sugiere un tratamiento con medicamentos, pero en general -dice Cortés-, muchos niños mejoran a medida que crecen, otros con ponerle atención a la parte familiar e incluso con psicología infantil y familiar . Además, ahora existen ayudas externas como el uso de ropa interior protectora, absorbente.

Como complemento, dice un informe de Kimberly Colpapel, existen trucos y comportamientos que ayudan, como que el niño vaya con relativa frecuencia al baño, que orine antes de acostarse, que disminuya el consumo de líquidos dos horas antes de ir a la cama.

De no tratarse este problema, se altera la autoestima del niño, y si los compañeros se dan cuenta se burlan de él. Esto era lo que quería evitar Luis, por lo que no aceptaba ninguna invitación. En general, una enuresis mal manejada puede causar complejos y frustraciones. Evítlelos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.