EL HIMNO NACIONAL, A RITMO DE ROCK

EL HIMNO NACIONAL, A RITMO DE ROCK

Un himno con oxígeno, revitalizado, nuevo, igual pero diferente , es el que se viene escuchando desde hace dos meses por la emisora Radioactiva, en cumplimiento a la disposición obligatoria de transmitir el Himno Nacional (tanto por radio como televisión) a las 18:00 horas de todos los días.

02 de noviembre 1995 , 12:00 a.m.

La cosa comenzó hace tres meses, cuando la emisora le solicitó a la banda paisa Ekhymosis un himno exclusivo para ellos. Desde ahí y a partir del momento en que salió al aire, la polémica ha hecho su tímida aparición en el escenario.

A los jóvenes les gusta, pero la gente mayor se disgusta un poco , comenta Juan Esteban Aristizábal, vocalista líder de la, agrupación rockera.

Nos llamaron para proponernos la idea de que interpretáramos el himno. No le vimos ningún problema, es más, desde la primera transmisión hasta hoy han pasado dos meses y no sabemos por qué sólo hasta ahora se pretende armar una polémica .

El himno rockero , que fue grabado en una mañana (claro, luego de dos semanas pensando en lo que se quería hacer), fue una petición formal de Radioactiva a la agrupación de Medellín, pues la emisora quería tener un himno exclusivo que la distinguiera de las otras y, por encima de todo, pensaba en recuperar oyentes.

Nunca le pusimos trascendencia al hecho de tocarlo con ritmo de rock. Es igual, es el mismo himno, sólo que tiene guitarras, bajo y batería , añade Aristizábal.

Oh gloria...

Para los oídos patrióticos, la interpretación del Himno Nacional de la República de Colombia es más que una cajita de hermosas melodías y contundentes versificaciones. Es respeto, orgullo y gloria.

La primera vez que se interpretó el himno fue en 1887, en Cartagena, para celebrar un aniversario más de la Fiesta de Independencia. De ahí en adelante, las mil y una interpretaciones que de él se han hecho han pasado como simples recuerdos de solemninades y actos protocolarios.

Sin embargo, entre todo el espectro musical del país, el Himno Nacional ha ido por las suyas. Manteniendo siempre la letra impuesta por Rafael Núñez y los acordes de Oreste Sindici, sus versiones han recorrido varias modalidades.

El estilo rockero de Ekhymosis es sólo un caso. El más fuerte, quizás, por su aparente irreverencia .

Sin embargo, la gracia de la composición de Sindici (quien según partida de bautismo, se llamaba Joaquín Atilio Augusto Oreste Teofisto Melchor Sindici Topai) va más allá.

Porque el Himno Nacional ha sido tocado de múltiples maneras, desde el canto a capella en las plazas de los colegios, hasta las interpretaciones sinfónicas de grandes orquestas del mundo.

Como la del año pasado, en la provincia de Ceccena, cerca de Roma, donde se efectuó un homenaje a Oreste Sindici. Allí se cantó el Himno Nacional a cuatro voces por el Coro Polifónico Joaquín des Prez, acompañado por 40 músicos de la Orquesta de Cámara Gerolano Frescobaldi.

O como en el XI Festival de Acordeones del Río Grande de la Magdalena, igualmente realizado el año pasado, donde se interpretó el Himno Nacional al son de guarachas, cajas y acordeones.

Entonces, por qué desechar el rock? Himno sólo hay uno Para Aristizábal, quien no le ve mucho interés al asunto, el himno hecho por Ekhymosis no es para nada una falta de respeto.

Realmente es el mismo himno con la misma letra y notas, lo único que cambia es el sonido porque es con bajo y guitarras .

Y añade: pienso que no es ni irreverente ni irrespetuoso. Es más, creo que hubo un aporte al país y especialmente a los jóvenes, pues al hablar su mismo lenguaje se les ofrece un himno más cercano .

Al igual que Ekhymosis, otras agrupaciones del mundo se han enfrentado a este tipo de polémicas (aunque la de acá sea más que incipiente).

Charlie García, abuelo del rock argentino, recibió serias censuras debido a la grabación que del himno hizo en su larga duración Filosofía barata y zapatos de goma.

O el mismo Hendrix, el zurdo de oro, quien en Woodstock sorprendió con un punteo en guitarra eléctrica del tradicional himno americano.

Con Ekhymosis las cosas apenas comienzan. Aunque para Aristizábal el hecho de haber interpretado el himno de una manera más suelta no da para discusiones. El lo dice: todos como colombianos tenemos derecho a cantar el himno donde queramos y cuando queramos. Por eso no le damos mucha trascendencia a la petición que nos hizo Radioactiva .

Y ante todo esto se levanta una única verdad. Porque, no se puede negar, que el Himno Nacional de la República de Colombia es uno sólo... y como himno hay que cuidarlo.

Himno por decreto Para Antonio Cacua Padra, presidente de la Academia de Historia, existen varios puntos sobre los cuales se debe poner atención respecto a las versiones que se hacen del Himno Nacional: -Los símbolos patrios cada día pierden presencia por desconocimiento de la gente y por ausencia de una verdadera cátedra de historia en el país.

-La norma que dictó el Congreso de la República, que se conoce como la ley 198 de julio de 1995, obliga a rendir tributo a los símbolos patrios.

-El texto de ley dice que se debe transmitir la versión oficial del Himno Nacional de la República de Colombia, y esa versión oficial es la del maestro Rozo José Contreras, adoptada por decreto ejecutivo N1963 de 1946.

-Esto quiere decir que no se puede interpretar el himno ni en chachachá ni en boleros, pues se va en contra de una disposición oficial.

-Transmitir el Himno Nacional en cualquier versión diferente a la estipulada oficialmente no estaría acatando la norma dictada por el Congreso que obliga a rendir tributo a los símbolos patrios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.