ENSEÑANZA A DISTANCIA: SE ACERCA

ENSEÑANZA A DISTANCIA: SE ACERCA

Dicen que la distancia es el olvido... pero a unos 80.000 colombianos la letra de ese bolero no les suenan cuando se trata de su formación universitaria.

22 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Dicen que la distancia es el olvido... pero a unos 80.000 colombianos la letra de ese bolero no les suenan cuando se trata de su formación universitaria.

Ellos se cuentan entre los inscritos en los más de 180 programas de educación superior a distancia que hay en el país. Sin embargo, no representan ni siquiera el 10 por ciento de la población universitaria colombiana, que de acuerdo con el Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (Icfes), estaba formada en 1999 por 877.994 personas.

Cómo sucede eso en un país como Colombia que en apariencia reúne buena parte de las condiciones necesarias para que los programas de formación no presencial tengan éxito?.

En Cartagena, expertos de 20 países analizarán desde el próximo miércoles 25 de julio y durante tres días esa y otras inquietudes de carácter académico, administrativo y legal, con motivo del IX Encuentro Iberoamericano de Educación Superior a Distancia (Esad).

Entre tanto, Jenny Chalarca, una pereirana de 17 años que cursa tercer semestre de comunicación social comunitaria en la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (Unad), aventura una explicación para el hecho de que la formación no escolarizada cuente con pocos adeptos en el país.

En Colombia -dice Chalarca- la gente no está acostumbrada a estudiar por su cuenta, se vive muy apegado a los profesores y se hacen las tareas porque toca . La gente ve muy difícil estudiar en un programa que en su mayoría sea hecho por uno mismo como estudiante .

Jenny no está desenfocada en su apreciación. Nurlian Torrejano, del Departamento de Medios de Comunicación Pedagógicos de la Universidad Santo Tomás, dice que la Esad ha tenido que enfrentar el paradigma predominante en la educación Nacional, amarrado al poder del conocimiento del docente, a los contenidos de las asignaturas, a los resultados finales y a la memoria . En suma, a todo lo contrario de cuanto pretende la Esad.

Males no vienen solos.

Un documento reciente del Icfes sobre la Esad hace una observación similar y añade otros elementos que dan pistas sobre las razones por las cuales la Esad sigue siendo una especie de cenicienta de las políticas públicas educativas del país.

Como primera medida, el documento del Icfes señala la ausencia de una política decidida para hacer llegar la Esad a las zonas más apartadas del país . Igual, la baja calidad de los materiales de estudio y el hecho de que la mayoría de los estudiantes carecen de recursos para elevar sus niveles de aprendizaje (bibliotecas, materiales audiovisuales, computadores, Internet, etc.).

Adicionalmente, se mencionan otros factores para el rezago de la Esad, que en los últimos años incluso ha perdido terreno en las preferencias de los estudiantes, a pesar de que la tendencia mundial es la contraria: a estudiar en casa y a desescolarizar los programas académicos.

Esos elementos detallados en el libro del Icfes (escasa capacitación del personal académico, currículos tan rígidos como los convencionales, estancamiento en el empleo de las tecnologías, limitaciones en la autonomía para la gestión de los centros, falta de lugares de práctica) son matizados por quienes hoy están al frente de programas de Esad que tienen trayectorias de más de dos décadas.

Julia Galofre Cano, decana de la Facultad de Educación de la Universidad de la Sabana, que durante más de 20 años ha formado a 7.800 licenciados en sus programas a distancia, dice que a veces la Esad tiene que hacer magia para superar dos obstáculos ajenos al aprendizaje en sí, pero que se erigen como murallas en ocasiones casi infranqueables: la ausencia de sistemas de comunicaciones y la violencia.

Juan de Jesús Barrios, responsable del centro de la Unad en Corozal (Sucre), asegura que aun cuando se han cometido errores que de todas formas han tratado de subsanarse, los 800 estudiantes que dependen del centro regional a su cargo se han encontrado con metodologías innovadoras, que, por ejemplo, exigen la elaboración por parte de los estudiantes de mapas conceptuales de las materias .

Algo similar sostiene Hildebrando Bonilla, que está al frente del centro de la Unad en Garagoa (Boyacá), en donde a los estudiantes se les hace ver que el conocimiento está en todas partes y no sólo en las aulas. Y que como consecuencia de ello, tienen que emplearlo sobre todo para superar la realidad que enfrentan a diario.

Sin nuevas tecnologías.

La deserción es otro de los mayores problemas con que ha tenido que vérselas la Esad. Por eso ese tema será uno de los ejes principales alrededor de los cuales girarán las discusiones del congreso de Cartagena.

Doris Villaraga, egresada del programa de Educación Preescolar en la Universidad Santo Tomás, piensa que un mecanismo efectivo puede ser un aumento de la flexibilización en los horarios y programas y, cuando sea el caso, una orientación al estudiante para que entienda que la Esad precisa de mucho trabajo individual y de autodisciplina.

Esto -dice Villaraga-, porque la mayoría de los que abandonan lo hacen porque encuentran que los programas a distancia, al contrario de lo que se piensa, son más difíciles que los presenciales, por al alta exigencia individual que tienen .

Pero el tema sobre el cual estará centrada la mayor parte de la atención se relaciona con la aplicación de las tecnologías de la información.

Por una parte porque los programas de Esad latinoamericanos, y tampoco los colombianos, parecen estar preparados para el cambio, por la carencia de formación de los formadores en el tema y por la ausencia de recursos para efectuar las inversiones económicas necesarias para adecuar los espacios.

Además, porque las universidades virtuales de los países desarrollados se han convertido en competidoras de primer orden que amenazan la oferta local, con programas de formación permanente y programas transnacionales a veces más atractivos que los autóctonos, pero quizá menos pertinentes, según un documento de Jean Viser, director del Instituto para el Desarrollo de la Educación de la Unesco.

El documento del Icfes lo pone en estos términos: la revolución de las tecnologías de la información está moviendo el piso de la Esad. Y el despegue y acercamiento a la realidad social o el hundimiento definitivo de ella, está muy determinado por el empleo adecuado de las esas tecnologías.

QUE HACE LA ESAD?.

De acuerdo con la Unesco, las características más propias de la educación a distancia se encuentran cuando el programa académico:.

-Permite el acceso a la educación eliminando las barreras que la dificultan.

-Acude a enseñanza flexible e independiente, en lo relativo a métodos y a organización.

-Pone el acento en la posibilidad de comunicación entre los participantes.

-Emplea tecnologías de apoyo.

-Deja evidente una separación profesor-estudiante y da paso al trabajo tutor-estudiante.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.