EL SIDA NO TIENE EDAD

EL SIDA NO TIENE EDAD

A los 18 años Marina*, que vive con el VIH-sida, quedó embarazada. Buscó ayuda médica y le explicaron que debía recibir tratamiento y como estaba en el primer trimestre de embarazo su hijo podría nacer sano. También le dijeron que debía pensar en la cesárea como una opción para el parto y que no debía darle lactancia materna.

22 de julio 2001 , 12:00 a.m.

A los 18 años Marina*, que vive con el VIH-sida, quedó embarazada. Buscó ayuda médica y le explicaron que debía recibir tratamiento y como estaba en el primer trimestre de embarazo su hijo podría nacer sano. También le dijeron que debía pensar en la cesárea como una opción para el parto y que no debía darle lactancia materna.

Estaba tan angustiada y temerosa que nunca volvió a consulta. Su hijo nació con el VIH y ya presenta síntomas de sida.

Un día vio por televisión que entrevistaban a los médicos que la orientaron y decidió buscarlos de nuevo. Cada segundo se culpa de pensar que su bebé pudo nacer sano pero ella no lo permitió. Su hijo Camilo* está en tratamiento, pero se perdió tiempo valioso y es muy difícil que haya progresos.

Progresos que si vio Matilde* quien pese a estar en prisión tuvo consulta médica y asesoría, cuando tenía apenas tres meses de embarazo. Ella acató las recomendaciones -que fueron las mismas que le hicieron a Marina- y su bebé nació sano y está muy bien.

Los avances médicos permiten afirmar que la transmisión del sida de madre a hijo es un hecho que no debe ocurrir: es inconcebible. Y así lo ratificaron especialistas reunidos en Congreso Internacional de Sida y la Conferencia de la Sociedad Internacional contra el Sida, que se realizaron en Buenos Aires (Argentina).

La posibilidad de que un bebé, hijo de padres infectados, nazca sin el virus, ya llega al 0,2 por ciento, cuando se da un tratamiento oportuno y se siguen otras indicaciones. Si no hay tratamiento, el riesgo va del 15 al 40 por ciento o más.

La mujer en embarazo debe buscar ayuda y entre más temprano podamos intervenir más posibilidades para el niño , dijo Adauto Castelo, consultor del programa de VIH sida del Ministerio de Salud de Brasil.

De qué depende? De variables, como la información de los médicos para orientar a las mujeres, de la posibilidad de que ellas tengan acceso a la prueba del sida, de pensar en la cesárea como una opción, de remplazar la lactancia materna y de los tratamientos.

Acción inmediata.

En bebés con riesgo de infección, el tratamiento comienza a las 6 horas de nacido. Mientras tanto se hace un diagnóstico que no es con la prueba de Elisa, pues la madre transmite anticuerpos al bebé hasta el año y medio de vida, y es posible que la prueba salga positiva lo que no quiere decir que el niño tenga la infección.

En países como Colombia tenemos problemas, porque muchas EPS no autorizan estos exámenes, que son dos pruebas de antígenos que deben hacerse, la primera a las 24 horas de nacido el bebé -detecta más del 90 por ciento de los casos- y, la segunda, a las dos semanas , dice Tailandia María Rodríguez Gutiérrez, infectóloga pediatra, de la Universidad Nacional de Buenos Aires. En la segunda semana, confirmado el diagnóstico, se inicia un tratamiento.

Si las terapias comienzan a tiempo, el niño no tiene problemas, como le sucede a Jaime, quien tiene 5 años y ya va al jardín infantil. Ninguno de sus compañeros sabe que porta el virus del VIH y no ha desarrollado síntomas de sida. Su peso y talla son normales. Lo han vacunado con el esquema regular y otras vacunas para prevenir infecciones como la varicela.

Su expectativa de vida? Según Jorge Oswaldo Castro, inmunólogo pediatra del Seguro Social en Cali, casos detectados desde que la mamá está embarazada y que reciben tratamiento, tienen una expectativa de vida amplia. Si el niño no se trata en el primer año de vida puede morir.

El manejo y tratamiento de un niño con sida es un proceso largo y dedicado. Los niños, a medida que crecen requieren un manejo psicológico especial. Les contamos que tienen unos bichitos, que están en su sangre y hacen que las defensas se bajen y que deben cuidarse y tomar medicamentos , dice Rodríguez.

Julio, un niño de 4 años, por ejemplo, siempre pregunta si crecerá mucho y sus médicos le dicen que como tiene el bicho en su sangre, si quiere crecer debe tomar los medicamentos y alimentarse bien. Cada vez que va al consultorio se mide y nadie puede describir la felicidad que siente cuando ve que aumentó.

Pero, dice Rodríguez, muchos niños se cansan de tomar de medicamentos y si no tienen apoyo y ayuda probablemente no sigan el tratamiento. Por eso, la meta es evitar que los niños nazcan con el virus. Y se puede lograr. Los esposos Marín los saben bien, pues aunque ambos tienen el virus, con los cuidados, tratamientos y orientación tienen dos hijos sanos, una niña de 4 años y un niño de año y medio.

Desafortunadamente, no todos tienen conciencia y los niños con sida son un problema cada día más visto en los países en vías de desarrollo.

MAS CASOS.

Según José Manuel Hermida, del programa VIH-sida de la Organización Panamericana de la Salud, en el 2000 se registraban 11.000 casos de sida en menores de 15 años en Norteamérica, y 41.000 en Latinoamérica y el Caribe.

En Colombia, explica Ricardo Luque, coordinador de prevención y control de enfermedades del Ministerio de Salud, la prevalencia del sida en niños es de un 0,7 por ciento, lo que representa 154 casos, pero hay gran subregistro y se podría hablar de una cifra diez veces mayor, es decir, 1.500 niños con sida, muchos huérfanos.

Estamos dejando una generación de jóvenes y niños huérfanos, sin educación, con graves problemas de socialización y agravados por tener la infección y vivir con el sida , dice Hermida.

A la transmisión vertical se suman otros casos de niños que adquieren el virus porque fueron violados y abusados sexualmente. Ellos necesitan ayuda perramente, deben manejar un doble duelo y que pueden perderse en cualquier momento, si no cuentan con orientación, amor y apoyo , dice Rodríguez.

Con los huérfanos y abandonados el panorama no es menos preocupante. A muchos los acoge el ICBF, o entidades como Fundamor, la Fundación Eudes, los padres Franciscanos, pero falta apoyo del Estado, y está claro que con solo amor y cariño no se puede salir adelante. Además, en general, algunos nuevos medicamentos aún no los tenemos ni los podemos utilizar , dice Rodríguez.

EL COCTEL INFANTIL.

La transmisión de madre a hijo se da por tres vías. Una, dentro del útero, que es la más rara. La segunda es la transmisión en el momento del parto, por el contacto con sangre y mucosas del bebé y la mamá. Por eso es que se recomienda mejor la cesárea como una opción, aunque en casos de urgencia a veces no se puede hacer. Y la tercera forma de transmisión es a través de la leche materna.

De manera similar a los adultos, el manejo de los niños se hace con el coctel, que logra reducir la mortalidad y la cantidad de complicaciones. Pero que iniciar el tratamiento lo más pronto posible , dice Carlos Torres, pediatra infectólogo.

La mayoría de casas farmacéuticas trabajan en la presentación pediátrica de los medicamentos. Entre las opciones actuales están el AZT jarabe, 3TC jarabe, DDI cápsulas que se diluyen D4T polvo, Ritonavir solución y cápsulas, y Kaletra de Abbott, que es el más nuevo y potente, con unos resultados positivos importantes en cuanto a tolerancia y seguridad, según los estudios presentados en Buenos Aires.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.