JORGE OCHOA, LIBRE POR REBAJA DE PENAS

JORGE OCHOA, LIBRE POR REBAJA DE PENAS

A las 3:30 de la tarde, Jorge Luis, el primero del clan Ochoa en disfrutar de los beneficios de la política de sometimiento a la justicia, fue notificado ayer por el director de la Cárcel de Máxima Seguridad de Itagí, coronel Jorge Sedano, de la orden de salida expedida por el Juez Tercero de Ejecución de Penas.

06 de julio 1996 , 12:00 a.m.

A esa hora, el director de la Cárcel de Máxima Seguridad de Itaguí, coronel Jorge Seda notificó a Ochoa de la orden de salida epedida por el Juez Tercero de Ejecución de Penas.

Tras pagar cinco años, cinco meses y 21 días por los delitos por narcotráfico, enriquecimiento ilícito y concierto para delinquir, Ochoa salió a las 4:55 de la tarde de la cárcel.

Ayer mismo, el ministro de Defensa, Juan Carlos Esguerra, dijo que la libertad de Ochoa demuestra la urgencia inaplazable de modificar ese sistema de sometimiento a la justicia que ha conducido a resultados como estos .

Jorge Luis Ochoa abandonó el penal en un vehículo Mercedes Benz azul, en medio de dos personas y cubriéndose el rostro.

Ochoa, de 46 años, salió sin dar oportunidad a los medios de hablar con él, pese a la guardia que montaron cerca de 30 periodistas nacionales y extranjeros desde las primeras horas de ayer en la cárcel.

Su familia y los abogados que lo esperaban a la entrada del penal se abrazaron y aplaudieron en el momento de su salida. Luego se montaron en tres vehículos blindados para seguir el carro que llevaba a Jorge Luis, que tomó rumbo desconocido.

Varias personas del barrio marginal El Limonar, de Medellín, se agolparon en las afueras del centro penitenciario para pedirle dinero al liberado.

Ayuda del Papa Sillas de montar y otros artículos de cuero relacionados con la caballería, tuvieron parte significativa en la rebaja de casi tres años -34 meses- que obtuvo Ochoa en la pena de ocho años y cuatro meses que durante audiencia anticipada le impuso en 1993 un juez regional.

Con la libertad que disfruta desde ayer, Ochoa se convierte en el primero de los tres hermanos en gozar de los beneficios de la política de rebaja de penas, estipulada en los decretos 2047 y 3030, expedidos durante el gobierno de César Gaviria Trujillo para favorecer a quienes se sometieran a la justicia y confesaran delitos relacionados con terrorismo y narcotráfico.

Las horas de estudio y la talabartería, su principal actividad en las jornadas de trabajo en el centro penitenciario, aportaron dos años y dos meses a la rebaja de su pena, mientras que le restaron casi ocho meses de cárcel por el beneficio de la visita papal.

A pesar haber sido el más comprometido con la justicia, la suerte acompañó a Ochoa. De los hermanos fue el mayor beneficiado por la visita del Papa Juan Pablo II, al obtener una rebaja significativa por esta gracia pontifical que amparaba delitos cometidos antes de 1986, mientras que a su hermano Juan David sólo le rebajaron un mes de prisión por la misma figura jurídica.

Por obra de la política de sometimiento a la justicia obtuvo un día de libertad por cada dos de trabajo -de ocho horas cada uno- y otro por cada dos jornadas de estudio -de seis horas cada una-.

Confesó que envió cocaína Tras la seguridad de que no habría extradición y siguiéndole los pasos a su hermano Fabio, Jorge Luis Ochoa se presentó ante un funcionario de la antigua Instrucción Criminal, el 15 de enero de 1991, en el municipio de Caldas, al sur del Valle de Aburrá.

Aunque fue el segundo en entregarse, fue el primero del clan Ochoa en acogerse a los decretos de rebaja de penas.

En ese entonces reconoció que enviaba cocaína a los Estados Unidos desde 1975 y que participó en actividades del cartel de Medellín, liderado por el desaparecido narcotraficante Pablo Escobar Gaviria.

Pese a la libertad de Ochoa, la fiesta completa de la familia tendrá que esperar tres meses más, tiempo en el cual quedaría en libertad Fabio, quien inauguró la política de sometimiento a la justicia al entregarse a las autoridades el 19 de diciembre de 1990.

El menor de los Ochoa será el último en abandonar la cárcel. Precisamente el pasado martes solicitó ante el Juzgado Primero de Ejecución de Penas una redención por trabajo realizado en el centro penitenciario.

Juan David Ochoa, el mayor del clan estará en la calle en dos meses. Ya purgó 65 de los 93 meses a los que fue condenado. Fue el último en entregarse a las autoridades. Lo hizo el 16 de febrero de 1991 y al igual que a sus hermanos se le reconocerán horas de trabajo y estudio en el centro penitenciario, desde el momento mismo en que fue recluido.

Itinerario del capo Jorge Luis Ochoa estuvo a punto de ser extraditado a los Estados Unidos después de que en 1984 fue solicitado por primera vez por el Gobierno de ese país. El capo fue capturado en España en noviembre de 1985, donde permaneció veinte meses en la prisión de Carabanchel, por el delito de falsedad en documento.

La justicia de los Estados Unidos volvió a solicitarlo en extradición y cuando estaba a punto de ser enviado a ese país, los estrados judiciales españoles lo extraditaron a Colombia, donde había un proceso en su contra por el contrabando de reses de lidia.

Sin embargo, un juez de Cartagena que adelantaba la investigación le concedió la libertad condicional con la obligación de presentarse periódicamente, cosa que nunca cumplió.

En noviembre de 1987 fue detenido en un retén móvil entre Cali y Palmira, pero el 30 de diciembre de ese mismo año recuperó la libertad gracias a un recurso de habeas corpus interpuesto por sus abogados.

Junto con su hermano Fabio fue solicitado por jueces estadounidenses que adelantaban la investigación por el asesinato, en febrero de 1986, de Barry Seal, principal testigo en los Estados Unidos contra los miembros del cartel de Medellín.

Se lamentan Medellín y Frechette Como una vergenza internacional calificó ayer el ministro de Justicia, Carlos Medellín Becerra, la salida de la cárcel, por pena cumplida, de Jorge Luis Ochoa Vásquez, considerado por las autoridades como uno de los jefes del desvertebrado cartel de Medellín.

Por su parte, el embajador de Estados Unidos en Colombia, Myles Frechette, dijo que la salida del capo de la cárcel es un hecho lamentable por la pena tan corta que purgó.

El ministro de la Defensa, Juan Carlos Esguerra Portocarrero, también se pronunció sobre el tema y dijo que ello la salida de Ochoa demuestra cuán importante y urgente es la revisión y la reforma del sistema de sometimiento a la justicia .

Para Medellín cinco años es una pena ridícula para el jefe de un cartel de la droga por cuanto no es proporcional con todo el daño que hacen. En realidad es lamentable todo lo que está sucediendo y eso no lo entiende nadie .

El funcionario criticó abiertamente la política de sometimiento, la cual ha permitido, según dijo, que los miembros de las organizaciones criminales paguen penas menores. Es necesario revisar esas normas para que no vuelva a suceder lo que está ocurriendo con Ochoa Vásquez .

Medellín hizo alusión al Gobierno del ex presidente Virgilio Barco, del cual hice parte y en cuya administración se dio una pelea abierta contra el narcotráfico .

El Ministro de Justicia anunció que la próxima semana sería presentado en sociedad el paquete de proyectos de ley sobre el aumento de penas e incautación de bienes de los sindicados de narcotráfico que el Gobierno llevará a consideración del Congreso de la República.

El tema de la cooperación internacional será entregado a las cámaras legislativas, después del próximo 20 de julio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.