LA TÉCNICA DE REVIVIR FOTOS

LA TÉCNICA DE REVIVIR FOTOS

Viendo el resultado final se puede entender las palabras de Andrés Ayala Plazas cuando se le pregunta sobre el nuevo trabajo que desde hace un mes está adelantando. Se trata de darles vida a las fotos de las personas muertas , dice este técnico de criminalística del CTI.

21 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Viendo el resultado final se puede entender las palabras de Andrés Ayala Plazas cuando se le pregunta sobre el nuevo trabajo que desde hace un mes está adelantando. "Se trata de darles vida a las fotos de las personas muertas", dice este técnico de criminalística del CTI.

En efecto, basado en la fotografía de un N.N. muerto, Ayala y los demás miembros del Area de Morfología reviven a la persona con técnicas en computador para luego entregársela al Grupo de Identificación a Víctimas N.N. y Desaparecidos de la Fiscalía.

Si tiene los ojos cerrados se los abren , le quitan los impactos de bala y los hematomas en la cara, le limpian la sangre y hasta le retocan el cabello. Todo esto con base en un archivo de cerca de 500 imágenes.

"Lo que hacemos es reemplazar aquellas partes que no están bien con imágenes de gente de la misma edad, color, etc., basados en los datos que tenemos de cuando la persona estaba viva,", explica Ayala.

Después de tres horas se tiene lista la foto para ser emitida por los medios de comunicación y así tratar de dar con los familiares de la persona, o que estos reconozcan a su ser querido que estaba desaparecido.

Las dos primeros casos.

Si bien el retoque digital no es una técnica nueva en la investigación judicial de personas desaparecidas, en Colombia apenas se está experimentando.

El plan piloto comenzó con dos casos. Se trataba de dos menores de edad que aparecieron muertas en Bogotá en meses pasados. El primer hecho fue una niña de raza negra de 12 años: la menor presentaba golpes y sangre en la cara. El otro caso fue de una jove de 16 años que tenía un disparo en la cara.

Hoy, en su campaña por la búsqueda de los desaparecidos, la Fiscalía y EL TIEMPO publican las primeras fotografías retocadas. Ahora se espera que alguien reconozca a las niñas y entregue información a la Fiscalía.

De acuerdo con los resultados que arroje este plan piloto se seguirá aplicando esta técnica en la búsqueda de personas desaparecidas.

AYUDE A ENCONTRARLOS.

William Fernando Mendoza.

La mente la tiene totalmente en blanco. No se acuerda cómo se llama, de dónde es, cuándo se perdió, dónde vive... Este hombre de 32 años, que padece trastorno mental, actualmente busca a sus familiares. Mide 1,78 metros, su contextura es delgada, su cara ovalada y el color de su cabello es castaño. Cualquier información sobre sus familiares, suministrarla en el teléfono (1) 2971000, extensión 3951.

Luis Alberto Hurtado Bedolla.

El primero de julio pasado, este hombre salió de su casa en el barrio Piamonte de Bosa, en el sur de Bogotá, y nunca más se volvió a saber de él. Sus familiares dicen que nunca antes había ocurrido un hecho similar y pese a que lo han buscado e centros de salud, comisarías y estaciones de policía, no hay noticias. La información sobre su paradero debe ser suministrada en el teléfono (1) 2971000, extensión 3953.

Nelson Orjuela.

Desde hace cuatro años, Leticia Orjuela no tiene noticias exactas de su hijo. Muchas veces le han dicho que lo han visto deambulando por los barrios Fátima y 20 de julio, en el sur de Bogotá, pero todo se ha quedado en palabras. Nelson salió un día de su casa y no se volvió a saber de él, ahora su madre lo espera para que la acompañe en los padecimientos de su enfermedad. Informes: (1) 2971000, extensión 3953.

DONDE ESTARAN.

Luis Fernando Chinchilla Alvarez.

A las 10 a.m. del 26 de junio pasado este hombre de 31 años salió de su casa, en el barrio Córdoba de Ibagué, a trabajar en el taxi que maneja. Al mediodía no fue almorzar y tampoco regresó a las 6 p.m., hora en la que entrega el carro; fue en ese momento cuando sus familiares comenzaron a sospechar de que algo le había pasado pues él jamás se había ausentado tanto tiempo. Informes: (1) 2971000, extensión 3952.

Alberto Ropero Monte.

Desapareció el 2 de agosto del año pasado cuando se movilizaba en la vía Bogotá-Medellín. Descripción morfocromática: estatura mediana, contextura delgada, color de piel trigueña, cabello corto, de color negro y ondulado, ojos medianos, alargados y de color negro. Cualquier información comunicarla al Grupo de Identificación a Víctimas NN y Desaparecidos de la Fiscalía: (1) 2971000, extensión 3951.

César Valerio Escobar Rodríguez.

La última vez que lo vieron fue el 20 de febrero pasado, a las 7:30 p.m., en el barrio El Jazmín, en Bogotá: estaba en compañía de tres hombres cuando conducía su vehículo, un Mazda 323 HS de placas BHT 790. Escobar Rodríguez, de 23 años, mide 1,70 metros, su contextura es mediana, cara ovalada y color de piel trigueña. Tiene una cicatriz en el abdomen y otra en la nalga izquierda. Informes: (1) 2971000, extensión 3952.

Linda Viviana Zapata Picón.

Esta joven de 16 años desapareció el 9 de marzo pasado en Montería (Córdoba) cuando se dirigía a su colegio. Según han podido establecer sus familiares, Linda Viviana tomó un transporte hacia Bogotá, sin embargo, no han vuelto a saber nada de ella. Cualquier información comunicarla al Grupo de Identificación a Víctimas NN y Desaparecidos de la Fiscalía: (1) 2971000, extensión 3951.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.