EL BANANO NATURAL ECHA RAÍCES EN URABÁ

EL BANANO NATURAL ECHA RAÍCES EN URABÁ

Con Vilma Ríos Mosquera, una trabajadora de la finca Carmen Alicia, el banano natural ha comenzado a echar raíces en Urabá. (VER GRAFICO: IMPACTO DE AREAS CULTIVADAS)

20 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Con Vilma Ríos Mosquera, una trabajadora de la finca Carmen Alicia, el banano natural ha comenzado a echar raíces en Urabá.

(VER GRAFICO: IMPACTO DE AREAS CULTIVADAS).

Esta mujer, de 32 años y madre de un hijo de 8, está encarnando los valores del Programa de Gestión Social y Ambiental del Sector Bananero conocido como Banatura.

Su nuevo trabajo la trajo desde Urabá hasta Agroexpo en Bogotá para contar sus experiencias.

"He aprendido que uno tiene que cuidar el campo, cuidar el suelo, los árboles, que no se pueden tirar desechos, botellas, plásticos al piso y que debemos los ríos, las quebradas y los caños. Todo eso tiene mucho que ver con la plantación para que nos dé un banano bonito, natural, sin tanto químico", asegura.

Para avanzar en la construcción de este proyecto, que implica un cambio de costumbres y de prácticas en las 370 fincas productoras de Urabá, la Asociación de Bananeros de Colombia (Augura), el Sena y el Ministerio de Trabajo firmaron un convenio por 1.000 millones de pesos.

La idea es que con esta metodología y proceso, las fincas se vuelvan más productivas y competitivas para que las exportaciones de banano no encuentren obstáculos en los países de destino.

Banatura comenzó con un grupo de 20 fincas elegidas entre las que voluntariamente quisieron acoger el programa. Allí, trabajadores y administradores reciben capacitación en siete líneas de trabajo.

Con expertos nacionales y extranjeros, los participantes aprenden el manejo de agroquímicos, adecuación de suelos y drenajes, manejo y recuperación de residuos, manejo de aguas residuales, reforestación, salud ocupacional y saneamiento básico.

Con el apoyo del Centro de Investigaciones de Banano (Cenibanano) el programa facilita herramientas de control, con la aplicación de indicadores en esos siete aspectos para ver cómo va cada finca.

El programa será desarrollado en un lapso de ocho años. Mientras, Roberto Hoyos Ruiz, presidente de Augura, trabaja simultáneamente en la creación de una parcela demostrativa, de tres hectáreas, para que los trabajadores bananeros aprendan a diversificar.

La parcela estará ubicada en la vía Carepa-Apartado, contigua al Politécnico y tendrá cerdos, gallinas, peces y cultivos de hortalizas, hidropónicos y plantas medicinales con proyección a los once municipios de Urabá.

La granja tendrá hospedaje para 30 personas. Demandará una inversión del orden de los 70 millones de pesos y el próximo miércoles, en Bogotá, se definirá el aporte de la Red de Solidaridad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.