MANDATO A CONGRESISTAS

MANDATO A CONGRESISTAS

El doctor Fabio Echeverri Correa ha resuelto compensar a quienes lamentamos su retiro de la ANDI, con sus ensayos constitucionales, como el que publica EL TIEMPO del jueves 27 de diciembre pasado, en el que critica la propuesta que el ex presidente López Michelsen recoge respecto de la revocabilidad del mandato a los congresistas. Opina él, después de citar la Constitución soviética, que resultaría irónico, que cuando el comunismo se eclipsa en todas partes del mundo nos diera por adoptar instituciones suyas . No, doctor Echeverri. Son muchos los Estados y unidades municipales en los Estados Unidos que han establecido esta técnica, que junto con la iniciativa popular y el referéndum, son procedimientos propios de la democracia participativa. Sorprende tanto más la afirmación del doctor Echeverri, cuanto que el propio doctor López, en la carta que él cita, trae a cuento cómo en Norteamérica es apenas objeto del reglamento del Congreso , esta institución que allá llaman Recall .

03 de enero 1991 , 12:00 a.m.

El tema da para una larga disquisición. Digamos solo que tiene su origen no en Lenin sino en Rousseau, padre de la teoría de la soberanía popular, que aspiramos se consagre en el artículo segundo de nuestra próxima Constitución, en reemplazo del principio de la soberanía nacional. Dice Rousseau en su Contrato Social: Supongamos que el Estado esté compuesto por diez mil ciudadanos. El soberano solo puede ser considerado colectivamente y como cuerpo. Pero cada particular, en calidad de súbdito, es considerado como individuo. De modo que el soberano es al súbdito como diez mil es a uno; es decir, que cada miembro del Estado no tiene más que la diezmilésima parte de la autoridad soberana *. Si todos los hombres tienen un tanto de soberanía, todos tienen derecho a participar, en igualdad de condiciones, a través del voto, en la definición del destino nacional. Es la razón por la cual la idea de la soberanía popular conduce al sufragio universal directo como un derecho de todos, o como dirían los americanos, al principio: un hombre, un voto . Esta teoría lleva a lo que se conoce con el nombre de mandato imperativo por oposición al mandato representativo, hoy consagrado en el artículo 105 de la Constitución de 1886.

Dice el doctor Echeverri que en el campo de las relaciones privadas el mandato es revocable... en la esfera política las cosas ocurren de muy distinta manera . Maurice Duverger al explicar el tema no parece de acuerdo con esa apreciación. Dice él: El (mandato imperativo) traslada exactamente al derecho público la concepción del mandato de derecho privado. La designación de los diputados es un mandato dado por los electores a los elegidos para que actúen en su lugar. El mandatario debe conformarse estrictamente a las instrucciones de su mandante *. Lógicamente, si el elegido le incumple al pueblo, nada más natural que los votantes puedan remover al elegido antes que el término de su misión haya expirado. Al fin y al cabo, como dijera Lincoln, la democracia es el Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo .

Los suizos también tienen esta institución de la revocatoria del mandato.

En conclusión, se trata no de un invento comunista sino de una institución profundamente democrática.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.