DIABETES, CUANDO EL DULCE ES UN VENENO...

DIABETES, CUANDO EL DULCE ES UN VENENO...

La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por la presencia elevada de azúcar en la sangre, ya que no puede ingresar a las células por la falta de una hormona llamada insulina que produce el páncreas, glándula ubicada detrás del estómago y en el están las células beta que producen la insulina, a su vez, la insulina sirve para sacar el azúcar o glucosa de la sangre e introducirla a las células.

13 de julio 2001 , 12:00 a.m.

La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por la presencia elevada de azúcar en la sangre, ya que no puede ingresar a las células por la falta de una hormona llamada insulina que produce el páncreas, glándula ubicada detrás del estómago y en el están las células beta que producen la insulina, a su vez, la insulina sirve para sacar el azúcar o glucosa de la sangre e introducirla a las células.

Si no hay suficiente insulina, la glucosa se acumula en la sangre y finalmente empieza a ser eliminada por la orina.

Existen dos tipos básicos de diabetes:.

La tipo 1, que es cuando el páncreas no produce insulina y es necesario aplicarla diariamente para poder sobrevivir.

La tipo 2, en la que sí se produce insulina, pero en cantidad insuficiente o el organismo es resistente a ella (por obesidad).

Un tercer caso de diabetes que usa insulina, pero asociada a la maternidad, se llama gestacional y aparece entre el segundo y tercer mes de embarazo.

Normalmente desaparece después del parto, sin embargo algunas madres quedan con diabetes permanentemente.

Características de la diabetes tipo 1:.

Aparece bruscamente, a cualquier edad, porque la destrucción de las células beta es paulatina; se debe usar insulina desde el comienzo; es poco hereditaria (sólo el 10 por ciento de las personas con diabetes tipo 1 tienen parientes de primer grado que la padecen).

Se presenta comúnmente en personas menores de 40 años.

Características de la diabetes tipo 2:.

Aparece después de los 40 años, aunque puede ser más temprano; entre el 30 y 40 por ciento de las personas con diabetes tipo 2 tienen parientes de primer grado con diabetes; se controla con dieta, ejercicio y a veces con hipoglicemiantes orales (medicamentos para ayudar a obtener un buen control de la diabetes no insulino dependiente); no se requiere de la insulina para vivir; se puede prevenir o postergar haciendo ejercicio y manteniendo un peso adecuado.

SINTOMAS.

Sed, perdida de peso, desaliento, orina abundante y frecuente.

El diagnóstico, es más fácil en las personas con diabetes tipo 1 ya que los síntomas son más evidentes, pero también hay exámenes especiales de laboratorio que miden la cantidad de glucosa que circula por cada centímetro cúbico de sangre, después de 10 ó 12 horas de haber comido. Estas son las pruebas de glicemia. A veces el diagnóstico es difícil en algunas personas que pueden tener el enfermedad sin presentar síntomas, de todas maneras, si la glicemia en ayunas está por encima de 140% en dos ocasiones, casi con seguridad se trata de un diabético. Ese control se puede hacer en casa por medio de los glucómetros, que son aparatos fáciles de usar. Esto es importante ya que el diabético puede tener graves complicaciones. Las más comunes tienen que ver con el sistema cardiovascular, renal y neurológico, y los más afectados son los ojos y el riñón. Sin embargo, también se pueden alterar las arterias y los nervios de las extremidades, entre otras. Para el pie diabético existen vendas especiales que ayudan a controlar es mal.

TRATAMIENTO.

Controlar permanentemente el nivel de azúcar en la sangre o glicemia, que se mide mediante una muestra de sangre o de orina.

Aplicación de insulina según prescripción médica.

Pertenecer a un grupo de apoyo, ya que son personas con las que se puede compartir la experiencia de vivir con la enfermedad.

Balancear adecuadamente la alimentación, la insulina y el ejercicio.

Aceptar la enfermedad y aprender a vivir con ella.

Dieta balanceada para cada paciente, que permita una nutrición óptima y prevenga el desarrollo o progresión posibles complicaciones.

Hacer una evaluación anual de los síntomas, signos y exámenes que presenta la persona para conocer la progresión de la enfermedad.

Un buen control evita o retarda la aparición de posibles complicaciones.

* Siempre hay que consultar al médico y tener un seguimiento permanente con él para que la enfermedad esté controlada.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.