Secciones
Síguenos en:
DE UNA ESCONDIDA POESÍA

DE UNA ESCONDIDA POESÍA

Belisario Betancur ha llegado, el pasado 4 de febrero, a la dorada cima de sus juveniles 70 años. Con tan grato motivo un grupo de escritores y poetas le rendirá el 18 próximo cordial tributo de admiración y afecto en la Casa de Poesía Silva, que dirige y anima la inquietud cultural de María Mercedes Carranza. Coincidiendo con este grato acaecimiento la revista Golpe de Dados, órgano poético, ha revelado algunos hermosos versos de Belisario. Y es de él como poeta como queremos hablar ahora. A Belisario Betancur, ex presidente de la república, se le conoce más como político que como poeta, no obstante que en sus propios papeles de Estado, no deja de asomar su vena lírica. Pero como forjador de versos son muy pocos quienes le conocían, acaso sólo sus compañeros de universidad, los cuales le llamaron el poeta de Amagá .

Mas ahora, la antes mencionada revista nos ofrece un acopio de bellos poemas, reveladores de su rica alma poética. Veamos si no este bello ejemplo inicial: El recuerdo que tengo de la luz /se refiere a una casa de geranios /en el patio. Allá todos trabajábamos; /una montaña, una campana, el río, /y la luz frecuentando el vecindario. /También me acuerdo de la luz de Safo, /ella y yo Grecia a tramos recorriendo, /las canciones, los dioses, el sirtaki /y aceitunas de tersa piel en Mauplia. /Sé además del arroz matriculado/ buscando el agua con la luz a cuestas /sediento entre sequías en Camboya. /O bien el sol y el viento en Boticelli /despeinando la tez, la cabellera . Escapaba la luz, se desleía. /En vano yo cruzaba su camino, /cortejaba su leve arquitectura /tratando de que pronto regresara /a sus habitaciones cotidianas .

Y es la luz, con su fulgor de estrellas, la que parece alumbrar el sendero y el quehacer poéticos de Belisario. La luz que parece ser la constante espiritual de su ánima creadora de belleza. Acaso por ello cabría situar la suya en el ámbito de la poesía surrealista así como lo muestran estas estrofas de su iluminado estro: Tal es mi historia de la luz. La he visto /pintar de trigo toda la comarca /doblando ya hacia el río cerca de Tabio, /los perros, la amistad, ladrando al aire, /dibujante del sol la verdolaga, /hasta encontrar aliento y residencia /para otra vez buscar hallar los lienzos .

Hay, sinembargo, otra notable manifestación de la personalidad de Belisario Betancur, y es su entrañable vocación por todo cuanto haga relación con el fomento de la cultura. Por ello tienen razón los escritores y poetas que han convocado al homenaje en su honor, y al cual nos unimos desde nuestro obligado retiro. Dicen ellos: Los escritores colombianos amigos de Belisario Betancur, queremos exaltar sus espléndidas condiciones de hombre y amigo, reconocer su vocación de estudioso de la cultura en sus diversas manifestaciones y de gozador empedernido de las diferentes expresiones del arte y la literatura. Queremos también reconocer su consagración al estímulo de empresas culturales, su empeño en exaltar los valores espirituales del país y en facilitar posibilidades de desarrollo a la vida cultural colombiana . La convocatoria está firmada entre otros por los siguientes: Gabriel García Márquez, Alvaro Mutis, Alfonso López Michelsen, Jorge Rojas, Eduardo Caballero Calderón, Germán Arciniegas, Danilo Cruz Vélez, Fernando Charry Lara, Jaime Jaramillo Uribe, Mario Rivero, Otto Morales Benítez, Abelardo Forero Benavides, Carlos Martín, Fernando Arbeláez, Hernando Valencia Goelkel, Héctor Rojas Herazo, Alfredo Molano, Manuel Mejía Vallejo, Rafael Gutiérrez Girardot, Elisa Mujica, Alvaro Castaño Castillo.

Pero volvamos a Belisario como poeta. Porque la poesía es en él la esencia de su espíritu. La materia prima de su mente. Veámoslo así en sus propias elaciones: Todo era piedra y luz. /(Sangraba el corazón, el de la piedra, /sangraba y el del árbol sollozaba). /Volaba el aire hacia la arena en sueño, /sin el consentimiento de la brisa /sometido a los cielos bizantinos, /piedra a gota el Cedrón retrocediendo /hacia la ciudadela y la muralla /como una catarata disecada . (Cada palabra sale enternecida /Jerusalén cada palabra, /la que dijeron millones de hombres de apretados dientes /y que repiten en el Monte Scopus /las muchachas . Mordiendo una naranja, mientras silba /el viento galopante desde Eliat). Te quedarás allí, eco del tiempo, /Jerusalén te quedarás. Te quedarás .

Bienvenido sea pues, a la poesía, quien así la guardaba en el fondo del corazón fulgurante, más como amante de la poesía que como poeta en ejercicio. Auncuando en este ámbito también lo ha sido,según las ecogidas muestras que hoy hemos enseñado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.