JULIO NAVA, EL ORGULLO DE MAMÁ

JULIO NAVA, EL ORGULLO DE MAMÁ

Julio Nava no parece a primera vista un rockero. A la distancia, por el corte de pelo, se puede pensar que es un teniente del ejército en un día de visita a su familia. Bueno, Nava tiene algo de las dos cosas. No es militar, pero lo fue y de su paso por las Fuerzas Militares quedaron muchas cosas, además del corte de pelo.

13 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Julio Nava no parece a primera vista un rockero. A la distancia, por el corte de pelo, se puede pensar que es un teniente del ejército en un día de visita a su familia. Bueno, Nava tiene algo de las dos cosas. No es militar, pero lo fue y de su paso por las Fuerzas Militares quedaron muchas cosas, además del corte de pelo.

En su adolescencia, cuando tenía que definir como sería útil para esta sociedad, tenía dos opciones. La primera era ser rockero, especialmente después de que vio la película The Doors, de Oliver Stone. La segunda era la milicia. Al final optó por la segunda, la utilidad social de la primera está fuertemente cuestionada.

El problema es que en el ejército no pudo desprenderse de su condición de rockero y con unos amigos formó el grupo Orden Cerrado-Mierda para el Soldado. Cuando terminó su servicio militar, abandonó la idea de irse a la Escuela Naval y optó por el estudio en la universidad.

Rápidamente entró en contacto con el mundo rockero caleño y en poco tiempo se convirtió en el vocalista de Santa Sangre, la banda más importante de su región. Con ese grupo alcanzó a grabar un par de discos pero su condición de banda independiente no les permitió salir con fuerza de su región.

El grupo se acabó, pero Nava no perdió su vocación rockera. En ese camino, se encontró con el sello Sum Records, que andaba buscando lanzar su primer proyecto musical en Colombia.

La música de Nava, tiene fuertes raíces en el ska, aunque con una fuerte influencia de ritmos latinos. Su primer disco, Julio Nava, incluye el éxito Tanto que me cuidó mamá. Las canciones de Nava tienen la particularidad, difícil para cualquier compositor, de ser gozonas y la vez tener fondo. Es decir, suenan divertidas pero siempre tienen su mensaje.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.