De invierno cruel a verano de desmayo

De invierno cruel a verano de desmayo

30 de enero 2011 , 12:00 a.m.

El sol que azotó el miércoles el acto de instalación del último saco de arena para el cierre del boquete en el Canal del Dique puso a sudar la gota fría a obispos, ministros, alcaldes, gobernadores y periodistas. Y quien no resistió los lengüetazos del astro rey fue el gobernador Eduardo Verano: después de 57 días de ir y venir al boquete, se desmayó y debió ser llevado a una clínica de Barranquilla, donde pasó la noche bajo observación médica, como consecuencia de la deshidratación. Como quien dice a Verano le pegó duro el verano.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.