También quieren comprar otro edificio para la Cámara

También quieren comprar otro edificio para la Cámara

En la cabeza del director administrativo de la Cámara de Representantes, Jairo Jaramillo (la misma persona que decidió seguir con el negocio de los 210 carros), también ronda la idea de comprar un edificio para mejorar sus condiciones de trabajo.

26 de enero 2011 , 12:00 a.m.

En el Departamento Nacional de Planeación ya reposa una propuesta en ese sentido, y el propio Jaramillo ha estado haciendo gestiones para la adquisición del inmueble.

"Nosotros radicamos en Planeación Nacional la compra de un edificio, pero ese proceso puede tardar un año. No hemos hecho nada más. Estamos buscando a ver si ellos lo incluyen en el presupuesto", le confirmó anoche el propio Jaramillo a EL TIEMPO.

En principio Jaramillo ha hablado con el propietario del edificio donde están sus oficinas, pero también ha hecho exploraciones con dueños de otros inmuebles del centro de la ciudad.

Su argumento es que los 120 empleados que laboran en la parte administrativa no caben en el Capitolio y que en vez de pagar arriendo, como ocurre ahora, debe haber una sede propia para estar más tranquilos.

El edificio en el que opera la administración de la Cámara tiene 8 pisos, está ubicado en la carrera 8a. No. 13-42, y paga $ 14 millones mensuales por su arriendo.

El presidente de la Cámara, Carlos Alberto Zuluaga, no estaba enterado del nuevo negocio, según dijo.

Cuando fue consultado por EL TIEMPO, inicialmente aseguró desconocer cualquier información sobre el tema. Pero apenas unos minutos después, luego de confirmar con Jaramillo, dijo indignado que rechaza ese proyecto.

"Hoy mismo voy a pedirle a Planeación Nacional que descarte cualquier petición en este sentido", dijo Zuluaga.

Desconcertado, afirmó que el director administrativo nunca llevó ese tema a la mesa directiva, y que no está de acuerdo con su iniciativa.

La prioridad, según Zuluaga, debe ser arreglar el Capitolio Nacional, donde siempre estuvieron las oficinas administrativas.

En la Cámara, según mandato legal, el ordenador del gasto es el director administrativo, no su presidente.

Congreso, dividido ante el contrato de carros.

Con diferencia de apenas unas horas, el Senado revocó ayer la adquisición de vehículos nuevos para sus miembros y la Cámara decidió mantener vivo el proceso para los de los representantes.

A las 11:30 de la mañana, las directivas de la Cámara acordaron continuar con la licitación que rentará 210 autos con destino a los representantes, negocio que cuesta cerca de 70.000 millones de pesos.

A las 3:30 de la tarde, el presidente del Senado, Armando Benedetti, revocó mediante resolución la adquisición de 210 vehículos para sus colegas, argumentando que "no se ve bien que mientras el país tiene dos millones de nuevos desplazados por el invierno, se gaste este dineral en carros para los congresistas". La Procuraduría General de la Nación confirmó ayer que vigilará de cerca la licitación en la Cámara de Representantes.

No obstante los reparos sobre la falta de transparencia en la adquisición de nuevos carros para el Congreso, el director administrativo de la Cámara, Jairo Jaramillo, reiteró que adjudicará la licitación el próximo 2 de febrero

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.