En Medellín convierten navajas en esculturas

En Medellín convierten navajas en esculturas

Para Leobardo Pérez lo más difícil de construir 35 esculturas con 35 mil puñales fue sentir que las mismas armas le estaban diciendo "yo robé", "yo maté", y ver que algunas, incluso, todavía tenían sangre.

23 de enero 2011 , 12:00 a.m.

A principios del año pasado, el sociólogo y comandante de la Policía Comunitaria de Medellín, Ómar Rojas Bolaños, le entregó los cuchillos. La idea era construir una serie de 60 esculturas para que la gente "vea lo bello que es el arte y, así, le reste importancia a estar armado". El coronel Rojas, un bogotano que lleva un año trabajando en Medellín, no sabía qué hacer para reducir la indiferencia a las muertes violentas. Tras visitar una exposición de Pérez, quien construye figuras con materiales inservibles, se le ocurrió que los puñales incautados a delincuentes y las navajas que han entregado pandillas en varias jornadas de desarme podrían ser una obra de arte para sensibilizar a la ciudadanía.

En Medellín, en solo un mes, se pueden decomisar y recibir por entregas voluntarias entre 5.000 y 8.000 armas blancas. "Cada cuchillo tiene una historia, de un atraco, asesinato o persona que terminó en un hospital o en la cárcel", agrega Pérez, mientras observa las 35 figuras que ha construido con las armas, hoy en la alcaldía de Medellín. El artista recuerda que cuando le llevaron los cuchillos, su taller se llenó de una extraña energía. "Las armas estaban sucias. Cuando las lavaba, algunas soltaban sangre. Tuve que neutralizar todo eso y me propuse convertirlo en algo estético", cuenta. Y lo hizo. Sin embargo, su labor no ha terminado. Quiere completar 60 esculturas. La muestra, que se llama Armas para inmortalizar, estará hasta finales de enero en la Alcaldía y luego serán llevadas a las comunas con mayores índices de delincuencia. "No pretendemos solucionar el problema, pero sí crear semillas para la prevención. Para que los padres de familia aprendan a educar a los niños que nunca se han armado para que no lo hagan jamás", concluye el artista.

Los guías de la exposición Ex delincuentes y ex drogadictos Jóvenes que hacen parte del programa 'Promotores de vida' de la Policía, algunos de los cuales antes consumían drogas o robaban, son quienes presentan la muestra. Algunos entregaron sus navajas para hacer las esculturas y varios están estudiando en el Sena. .

1.000 Puñales, en promedio, para cada escultura Leobardo Pérez usó esa cantidad de armas blancas para hacer cada una de las 35 esculturas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.