Útica, el pueblo que 'derrotó' al invierno

Útica, el pueblo que 'derrotó' al invierno

"Un panorama más desolador que las 2.000 hectáreas inundadas que tuvo Mosquera habrían podido vivir los miles de habitantes de Útica". De esta manera no duda en describir William Guerrero, jefe de Planeación de esa población, las consecuencias que podría haber dejado el fuerte invierno que atravesó el país a finales del año pasado.

20 de enero 2011 , 12:00 a.m.

Y aunque Guerrero no desestima el poder de la naturaleza, asegura que Útica ha podido alejarse de esa realidad, a la que parecía estar condenada (históricamente sufría varias inundaciones), gracias a un esfuerzo conjunto de trabajos en los ríos y al grado de conciencia al que han llegado los habitantes frente a emergencias naturales.

Los trabajos más importantes que se han adelantado han sido en la quebrada Negra, el afluente que mayor impacto les ha generado. "Se han trasladado unas 100 casas de la orilla y se han reubicado en proyectos de Vivienda de Interés Social. Ha sido algo progresivo", explicó William Guerrero. Un trabajo en el que aún falta por convencer a unas 40 personas que, por su arraigo a la tierra, no han querido irse de la orilla del río.

Con orientación de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca se adelantó el manejo hidráulico del río Negro en seis kilómetros, se han construido jarillones al margen de la quebrada Negra y se han reforestado las rondas de esos afluentes.

Incluso, la población ha organizado grupos de emergencia que actúan apenas suenan las campanas de la iglesia o las sirenas de las patrullas, que anuncian un riesgo inminente. Útica, de hecho, invierte 150 millones de pesos al año para prevención y atención.

Un estudio de Ingeominas reveló que el lugar podría verse afectado por estar en zona de remoción de masas.

"Es un sector donde se dan flujos de lodo que pueden alcanzar los 4 metros de espesor en velocidades de entre 1 y 3 metros por segundo", confirmó Martha Calvache, subdirectora de Amenazas Geológicas y Entorno Ambiental de Ingeominas. Esto se evitó con los trabajos ejecutados.

Por eso, dicen las autoridades, Útica se ha preparado durante más de 15 años - luego del desastre que vivieron en 1988- para evitar que los afluentes que la rodean (quebrada Negra, Puratena, Terama y el río Negro) sepultaran la población.

Estas estrategias han logrado que el municipio se convierta en un ejemplo en el manejo de emergencias y haya sido escogido como plan piloto por Ingeominas, para que los estudios geológicos no se queden en el papel.

Además, la Gobernación lo escogió como ejemplo para los ajustes del Plan de Ordenamiento Territorial con énfasis en cambio climático y gestión del riesgo.

"Hay que profundizar en las estrategias y determinar si por ejemplo debe reubicarse el pueblo", expresó Claudio Galán, secretario de Planeación de Cundinamarca

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.