El corazón de la manzana

El corazón de la manzana

19 de enero 2011 , 12:00 a.m.

La multinacional Apple sorprendió el lunes a los mercados con el anuncio de que su fundador y presidente, Steve Jobs, presentó una solicitud de licencia médica, un año y medio después de haber recibido un trasplante de hígado. Las acciones de la compañía reaccionaron ese mismo día a la noticia con una caída de más de 6 puntos porcentuales en Europa y ayer, al inicio de la jornada en Wall Street, con una pérdida del 5 por ciento.

Que el estado de salud bursátil de la firma de la manzana esté estrechamente vinculado al de su principal impulsor no es gratuito. Sin duda, Jobs ha hecho una impecable labor, al punto de que ha llevado el valor de la compañía a 320.000 millones de dólares. Gracias a su gestión, Apple es ahora la segunda empresa a nivel mundial con mayor valor en la bolsa y la primera en el ramo tecnológico. Pero no deja de sorprender la decisiva importancia que se le otorga a su creador, pues esto no ocurre con otros exitosos directores ejecutivos.

Uno de los emblemas distintivos de la empresa es su capacidad de poner en práctica fascinantes diseños a tecnologías de avanzada. Los artículos del gigante informático no solo están pensados para ser útiles en la vida cotidiana de las personas, sino para que sean fáciles de usar, eficaces y, sobre todo, atractivos. El valor intrínseco de Apple, en otras palabras, está en su potencial de innovación. Y eso, en gran medida, es lo que Jobs representa en la dirección estratégica.

En su remplazo quedó Timothy Cook, quien ya había llenado esos zapatos con bastante éxito. Bajo el ejecutivo estadounidense, las acciones llegaron a aumentar cerca de un 60 por ciento, en épocas recientes. Ese registro, sin embargo, no impidió el nerviosismo de los inversionistas ante la incertidumbre del regreso de Jobs.

La anterior no es razón suficiente para pensar que la compañía dejaría de latir sin su inspirador. Detrás de él hay todo un equipo de diseñadores innovadores y de personas capaces de continuar con el éxito de la empresa, tal como se ha demostrado en el pasado. Quien lo dude, no tiene más que mirar los resultados de Apple en el último trimestre del 2010, dados a conocer ayer en la tarde. Una vez más, la empresa volvió a pulverizar las apuestas de los analistas y dejó en claro que, financieramente, goza de cabal salud.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.