Mariposas, negocio que toma vuelo

Mariposas, negocio que toma vuelo

Las mariposas están presentes en la milenaria historia de los pueblos americanos, pero en la era de la velocidad, el estrés y los avances tecnológicos están posando sus alas sobre nuestro cotidiano para fortalecer los mejores sentimientos, sueños, deseos, esperanzas y a un recién descubierto nicho comercial.

19 de enero 2011 , 12:00 a.m.

Mariposas y crisálidas vivas se usan para desear felicidad eterna a los recién casados, para augurar fortuna y buena vida a un recién nacido, o para calmar el dolor por la pérdida de un ser querido. “Las utilizamos en nuestro matrimonio porque para nosotros representaban la libertad de unirnos para construir la vida y la posibilidad de volar hacia nuevos horizontes. Porque sus colores adornaban nuestra fiesta, porque, al dejarlas libres al final de la ceremonia religiosa, confiamos en que al hacerlo nuestros sueños se harían realidad”, cuenta la ingeniera Claudia Toro.

“Una amiga me envió de regalo una cajita con dos mariposas que estaban a punto de nacer y me explicó que cuando lo hicieran las dejara libres para que con ellas se fuera mi dolor y se alegrara el espíritu de mi hermano que acababa de morir. Fue hermoso y efectivo. Lo creí y lo agradecí en el alma", asegura el comerciante Pablo Gómez.

La joven brasileña Janaína se tatuó una mariposa en su tobillo “porque vivía un cambio interno muy profundo. Cada vez que la veo me acuerdo de todo por lo que pasé hasta llegar a ser lo que soy hoy”, explica.

EL MERCADO Sobre todo lo anterior, mariposas amarillas, azules y de todos los colores fortalecen hoy el recién nacido mercado colombiano, que crece tanto interna como externamente.

Colombia exporta mariposas vivas, especialmente a Estados Unidos, desde hace 7 años y vende internamente las alas de las que cumplen con su corto ciclo de vida para adornar anillos, aretes pulseras, correas, camisetas, marcos, y otros objetos y accesorios.

Hay 19 países en el mundo que exportan mariposas y los principales líderes son Malasia, Filipinas Tailandia, Taiwán, Kenia, Madagascar y Costa Rica, el mayor exportador en Latinoamérica, de acuerdo con Proexport.

Entidades como CVC, Acción Social de Presidencia de la República, con su programa Generación de Ingresos y minicadena productiva mariposas, la Alcaldía de Palmira y el Instituto Alexander Von Humboldt, el Fondo Biocomercio y el Ministerio de Ambiente y Vivienda, son un respaldo importante para este nuevo mercado.

“Ellos creyeron en el proyecto y han apoyado esta alternativa de trabajo en el campo”, dice Patricia Restrepo, gerente general de “Alas Colombia”, una de las empresas pioneras en el nuevo mercado. El negocio de esa firma comenzó con la exportación de mariposas vivas en el 2003 y “poco a poco, fuimos creando la cultura de liberar mariposas en eventos en Colombia, especialmente en Cali.

También, la costumbre de regalar lo que llamamos “el milagro de la vida”, concentrado en nuestro producto Mariposa, que permite ver nacer a una mariposa, pedir un deseo y dejarla en libertad para que se nos cumpla”, dice.

CUÁNTO VALEN El costo de utilizar las mariposas en un matrimonio depende del presupuesto de que se disponga. “Cada mariposa viva, lista para volar, cuesta 5.000 pesos y se entregan en un exhibidor decorado con cintas del color preferido.

Para un matrimonio de 100 personas, se recomienda 50 mariposas, pero ellas son tan bellas y su mensaje de amor y armonía tan exquisito, que el número de ejemplares depende del gusto de cada cliente”, explica.

“Hacemos unos mil envíos de mariposas vivas al exterior al año, en un promedio de entre 200 a 600 pupas de mariposa por envío. Estados Unidos es nuestro principal cliente y casi siempre las destina a mariposarios de exhibición al público, como atractivo turístico”, dice.

También exportan a Holanda, Ucrania y Francia, en Europa, y a 7 ciudades en igual número de estados en EE. UU. como Chicago (Illinois), Dallas (Texas), San Diego (California), Denver (Colorado), Rochester (Nueva York) y Grandes Rápidos (Michigan). “Nos hemos concentrado en mariposas vivas-pupas o crisálidas”, explica.

Alas de Colombia espera tener representación en Barcelona este año para vender las artesanías que fabrican con alas de mariposas.

¿Y cuántas personas viven de las mariposas en su empresa? “Tenemos seis empleos directos en la parte administrativa, dos distribuidores exclusivos en Chía, 17 grupos de productores en Palmira que corresponden a 28 familias y un total de 48 personas criando mariposas, además de cerca de 50 empleos indirectos de nuestros proveedores de insumos para la presentación de los productos. También trabajamos con la Empresa comunitaria indígena Cristal Chami, de Río Bravo, Darién, igualmente en el Valle del Cauca”.

Reconoce, no obstante, que han tenido problemas con algunos ecologistas que tienen mentalidad conservacionista. “Otros aplauden nuestro trabajo”.

Explica que trabajan con cinco de las siete grandes familias de mariposas diurnas de nuestro país; las más apetecidas son las Morpho, Heliconius y Nymphalides, por ser endémicas de América, es decir que sólo se dan en los ecosistemas de nuestro trópico en particular, lo que las diferencia de otras especies.

Mitos y leyendas hablan bien de ellas.

Las mariposas están sirviendo también para recordar que culturas como la maya, la azteca y otras americanas, tejieron cientos de leyendas sobre ellas. Los mayas creían que eran las almas de guerreros caídos en combate que regresaban para auxiliar a su pueblo o desgraciar al enemigo. Los aztecas, que eran almas de mujeres que morían en el parto y volvían para cuidar las primerizas y orientar a los recién nacidos.

Con las mariposas recordamos a grandes plumas como a nuestro Nóbel García Márquez, para quien simbolizan protección, sobre todo las amarillas. También revivimos poemas y canciones de amor, despecho o relativos a nuestra fragilidad de efímeros mortales de poetas como a José Asunción Silva, Pablo Neruda, José Martí y de compositores como Silvio Rodríguez, que se inspiraron en su fragilidad y belleza.

Además, rememoran creencias populares como la que dice que las mariposas anuncian en los sueños “buena suerte y prosperidad. Si las ves volando, recibirás buenas noticias de amigos o parientes”, asegura Carlos Rojas, un intérprete popular de sueños.

Para los ecologistas son importantes como bioindicadoras del estado de salud de los ecosistemas pues, más que ningún otro animal, reflejan las condiciones de conservación o de alteración de los mismos por la relación planta-animal

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.