Francés recorrió nueve países y lo robaron en Bogotá

Francés recorrió nueve países y lo robaron en Bogotá

Después de atravesar nueve países -a pedalazo limpio- a lo largo de 22 mil kilómetros llenos de las adversidades propias de una aventura como esta, un francés hizo lo que hoy reconoce no fue una buena idea: entrar a un café Internet de Chapinero y descargar en el piso la mochila con su pasaporte, dinero, tarjetas de crédito y una cámara fotográfica profesional.

16 de enero 2011 , 12:00 a.m.

Este europeo de nombre, Romain Heliard, que pisaba por primera vez suelo bogotano, describe lo que le pasó en un español básico, como si hablara en letra pegada, "Me sentí segura porque estraba dentro de un sitio que parecía confiable. Además, gente de Bogotá es muy amable".

Apenas se sentó, su bolso desapareció, como en un truco de magia. "Quité mirada a mochila sólo unos minutos y ya no estaba", cuenta. Su ingreso al sitio no fue el fruto de un arrebato de nostalgia. Quería conectarse con Francisco Álvarez, un chileno que vive en Bogotá y que era su contacto en www.warmshowers.org, una comunidad creada en la Red por un grupo de ciclistas esparcidos por el mundo para brindarse posada y patrocinarse en el capricho de darle la vuelta al planeta en dos ruedas. Desde hace año y medio, Heliard, emprendió la conquista en cicla del continente que él llama "Las Amérricas". Empezó a pedalear desde Canadá y confiesa, haciendo una mueca de decepción, que creyó correr más riesgo a su paso por otros países. "Tenía más miedo al pasar por países centroamerricanos", asegura. Heliard estará en Bogotá por tres semanas, mientras la Embajada de Francia le expide un nuevo pasaporte para llegar a la meta: Argentina. Y de momento tiene posada y no aguantará hambre gracias a su nuevo amigo chileno, su ángel guardián.

A sus 37 años, es consciente de que en su larga travesía esto era previsible.

No se deja llevar por el fatalismo, sólo que fue muy de malas que esto le ocurriera en Colombia. "Es el lío de las grandes metrópolis", dice.

Conmovido, a lo mejor apenado, el dueño del local comercial donde fue el robo, le ayudó a Romain a imprimir unos volantes en los que se ofrece una recompensa de 100.000 pesos para que por los menos quien tiene su pasaporte se lo devuelva. Claro que después de lo que le pasó, ahora Romain transita por las calles bogotanas algo más precavido: "No dejo bici por ahí sola", afirma

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.