Uribe y Santos: una tempestad en un vaso de agua

Uribe y Santos: una tempestad en un vaso de agua

Las relaciones entre el presidente Juan Manuel Santos y su antecesor, Álvaro Uribe Vélez, gozan de cabal salud. Los dos le dijeron a EL TIEMPO que su último encuentro, realizado el pasado lunes en compañía de sus respectivas esposas, María Clemencia y Lina, fue absolutamente cordial y amistoso.

14 de enero 2011 , 12:00 a.m.

La confirmación que ambos hicieron sobre el ambiente relajado que reinó durante casi cuatro horas en la finca de Uribe, en Rionegro (Antioquia), echó por tierra las versiones sobre una supuesta ruptura de su amistad por razones políticas.

Por el contrario, Uribe relató que, no obstante el quebranto de salud que padece en su pierna izquierda, por cuenta de la patada que le propinó un caballo hace tres semanas, disfrutó de la reunión.

Santos y su esposa fueron recibidos por la pareja Uribe Moreno con una apetitosa bandeja paisa.

Versiones difundidas por algunos seguidores de Uribe señalan que Santos fue a reclamarle y que, más o menos, aquel le había respondido con dos piedras en la mano. Nada más alejado de la realidad, según los protagonistas.

El columnista Ernesto Yamhure, en entrevistas radiales, aseguró que la discusión entre Uribe y Santos había sido muy dura y que se habían distanciado por sus diferencias políticas.

"Al presidente Santos lo tienen bastante molesto los talleres democráticos que empezará a realizar el presidente Uribe en las próximas semanas a nombre de Primero Colombia (...) y Uribe, por su parte, le reclamó al presidente Santos por tres temas: el nombramiento de algunas personas en el gabinete, la declaración de Chávez como 'nuevo mejor amigo' y el tema de Juan Camilo Restrepo", dijo.

Otras personas allegadas al ex mandatario también hablaron de cierto disgusto de Uribe con Santos, por estos y otros hechos.

Pero lo que los dos dicen de sus relaciones y del encuentro de Rionegro no tiene nada que ver con las versiones sobre una supuesta ruptura.

Ayer, varios medios dieron crédito a estos rumores. La antesala de la jornada electoral parece un terreno propicio para desatar estas versiones.

El encuentro privado y mantenido en reserva por los dos líderes, en un momento de pocas noticias y de escasa actividad política, sorprendió, y estimuló los rumores.

Que Uribe y Santos piensan diferente sobre distintas cosas, no es nuevo. Que Santos tiene hoy mejores relaciones con Chávez, que Uribe, claro. Que Uribe preferiría no ver a Germán Vargas en el gabinete, claro. Y sobre muchos otros asuntos. Pero lo que uno y otro dejaron claro es que la manera de tramitar sus diferencias no ha sido a gritos.

Se sabe de los reconocimientos públicos que uno y otro se han hecho mutuamente. "Usted conoce muy bien la historia del Libertador Simón Bolívar, de cómo él nos entregó en cierta forma la libertad (...) Dentro de unos años (...) la historia va a decir así de claro, porque es la verdad: usted fue un segundo Libertador", dijo Santos de Uribe el pasado 5 de agosto, dos días antes de asumir el poder.

Lo mismo, Uribe ha sido generoso con Santos: "Tengo el honor de haber sido con usted compañeros durante un largo trecho en este Gobierno (...) Siento, como la inmensa mayoría de nuestros compatriotas, una gran ilusión por su gobierno"

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.