En busca de una respuesta

En busca de una respuesta

Desde hace un buen tiempo, los colombianos vienen escuchando que el país se encuentra a las puertas de una bonanza minera. Así lo comprueba el notable crecimiento de la producción de petróleo, al igual que el auge del carbón y el ferroníquel, beneficiados de un escenario de precios internacionales particularmente propicio. Gracias a esas circunstancias, más del 60 por ciento de las exportaciones colombianas proviene hoy en día de tales rubros, con la casi segura posibilidad de que los cerca de 25.000 millones de dólares vendidos en el 2010 se dupliquen en los próximos 5 años.

13 de enero 2011 , 12:00 a.m.

Dicha perspectiva se apoya en la intensa actividad en el sector. Según cifras de la balanza cambiaria del Banco de la República, la inversión extranjera en hidrocarburos y minería llegó a 7.914 millones de dólares entre enero y finales de diciembre del 2010, lo que equivale a un récord histórico y a un salto del 18 por ciento frente al año precedente. Eso sin hablar del cuantioso programa de expansión de Ecopetrol o del que adelantan las firmas existentes que ya operan en el país, con sus recursos propios. Pero, en medio de ese despegue, que viene acompañado de la construcción de oleoductos, puertos y ferrocarriles, existe un ramo sobre el cual el país tiene todavía una actitud ambivalente. Se trata de la gran minería de oro, que difiere radicalmente de lo que existe hoy en día en el territorio nacional. En contraste con el imaginario popular, según el cual ejércitos de desamparados agitan una batea cerca del lecho de un río en busca del metal amarillo, en este caso el proceso es mucho más industrial y consiste en la remoción de cientos de miles de toneladas de tierra y rocas en un área definida, para aislar el 2 o el 3 por ciento que contiene el mineral precioso.

Quizás por la falta de conocimiento de lo que ello implica, o de la manera en que procesos similares se llevan a cabo en otros países, el debate público en torno al asunto ha estado plagado de inexactitudes y verdades a medias. Para colmo de males, el Gobierno ha tenido muy poco liderazgo a la hora de impulsar una discusión que es necesaria, mientras que las compañías privadas no se han destacado por tener una buena comunicación sobre una cuestión tan polémica.

Debido a esa circunstancia, una parte importante de la opinión cree que cualquier luz verde en este frente va a conducir inexorablemente a la desaparición de los páramos y la contaminación de los ríos con elementos tan peligrosos como cianuro y mercurio.

Como eso no es cierto, cerrar de un portazo la posibilidad de que este tipo de explotaciones tenga lugar sería un error garrafal. Para comenzar, porque Colombia podría duplicar su producción actual, que equivale a algo más de 50 toneladas de oro al año. Tal como lo dejó claro un informe de este diario, tan solo en tres proyectos pendientes de arrancar habría 29 millones de onzas que, al precio actual, valdrían más de 40.000 millones de dólares. Teniendo en cuenta que una porción ampliamente mayoritaria de esa suma se queda en el territorio nacional tanto en el pago de sueldos y servicios como de impuestos y regalías, el sacrificio sería costoso.

De manera que es válido preguntarse si a Colombia le resulta mejor impulsar la gran minería y supervisar de cerca a unas pocas empresas serias, que deben asumir el compromiso de recuperar ambientalmente las zonas donde operen. La respuesta, que debe ser explícita, hay que darla pronto e incluir a los entes estatales. En cambio, lo que no es aceptable es que el limbo actual se prolongue, mientras la minería ilegal hace de las suyas y sigue enquistada en un sector que merece no solo formalizarse, sino tener muchas mejores reglas de juego

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.