El falo de oro

El falo de oro

Picasso es considerado por las mujeres defensoras de las mujeres un monstruo peor que los que se le aparecían en sus cuadros, "machista, misógino, celoso, posesivo, tiránico", el mismísimo Minotauro, el absorbente vampiro, que una por una a sus 11 principales mujeres les arrebató el principio de identidad y de vida, las pintó con adoración, al principio, bellísimas, y a medida que el amor decaía, las iba deformando y horripilando, sumiéndolas con sus pinceles en un repugnante infierno cubista, y empezaba delante de la desfigurada a pintar de memoria, divina, a la recién conocida que ya venía, y así sucesivamente.

12 de enero 2011 , 12:00 a.m.

Según los testimonios de todas, tal vez con excepción de Jackeline Roque, con quien vivió los últimos 20 años, hasta morir de 93, su genio era inaguantable, como su rijo espantoso. Su nieta Marina escribió la biografía Picasso, mi abuelo, donde lo desnuda y lo despedaza, genio pero genio del mal. El demonio.

Ahora contemplemos al gracioso Charlot, incorregible persecutor de menores, quien mientras filmaba El chico conoció a Lita Gray, le ofreció el papel del ángel perverso, le hizo cosquillas, a los 15 ya la tenía preñada y se obligó a casarse con ella. Es el antecedente flagrante de Lolita, de Nabokov, la "ninfeta", que también sedujo a su corruptor, como afirma el novelista ruso, que a la vez terminó sus años frente a un lago de Suiza, al lado de su fiel Vera.

La sola relación de las mujeres de Chaplin, la mayoría menores, con quienes convivió, son todo un poema: Hetty Kelly, Edna Purviance, Mildred Harris, Pola Negri, Marion Davies, Lita Gray, Merna Kennedy, Giorgia Hale, Louise Brooks, Paulette Goddard, Joan Barry y Oona O'Neill. Esta última se casó de 18 con él de 54, ante las encendidas protestas de su padre, el polémico dramaturgo Eugene, que sabría por qué lo hacía, pero no le asistió razón porque convivieron 30 años más o menos felices, hasta que la muerte suiza fue por él a Vevey.

He averiguado con chismosos de Hollywood y me cuentan que hizo el amor seis veces diarias durante toda su vida, antes y después de cada comida, todo esto mientras hacía al mundo cagarse de la risa, se burlaba de Hitler y conspiraba desde Hollywood contra la nación norteamericana, según McCarthy.

Lita Gray, la lolita una vez crecida y cada vez más despechada, única fan que no aparece en la autobiografía de Charlot, escribió a su vez Mi vida con Chaplin, donde lo desnuda y retrata como un seductor pervertido y celoso.

Da pena contemplar a todos unos genios del arte y además campeones del erotismo, dignos de que el universo estrellado estalle en aplausos, vejados por algunas de sus guarichas como gigantes egoístas, corrompidos y corruptores, como si fuera egoísmo procurar el placer a miles de viejas, empezando por la que tienen aposentada. Qué menos puede hacer un artista bien rijoso, bien famoso y forrado en billete. Pero el más glorioso a mis ojos es Georges Simenon, que escribió 500 novelas, de cuyos ejemplares vendió 500 millones, inventó al inspector Maigret, y según sus Memorias íntimas poseyó, a pesar de su misoginia, cerca de 10.000 mujeres - la mayoría prostitutas-, entre ellas Josephine Baker. A los 20 años, un errado diagnóstico le concedió dos meses de vida, ante lo cual perdió los frenos y se entregó al sexo hasta los 86 años, cuando la muerte suiza lo fue a buscar a Laussane. Lo acompañaba la fiel Boule, la criada de él y de su segunda esposa, que llegó adolescente a servirles y permaneció a su lado por 50 años, en la mesa y en la cama, comiendo callada.

Es motivo de envidia de la buena, como la excusan los envidiosos taimados, recordar que su segunda esposa, Denyse Quirnet, a pesar de que su hija Marie- Jo se suicidó a los 25 con un disparo de fusil a causa de la relación incestuosa que mantenía con su padre, y de que ella por la misma razón fuera a dar a un siquiátrico, escribiera acerca de él una enaltecedora y regocijante memoria: El falo de oro. Nobleza obliga.

jmarioster@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.