Cascarilla de arroz para levantar pared

Cascarilla de arroz para levantar pared

09 de enero 2011 , 12:00 a.m.

Andrés Artuz Fernández Corresponsal de EL TIEMPO Barranquilla. En sus ratos libres o cuando acaban sus clases en cualquier rincón del municipio de Sabanalarga (Atlántico), a 60 kilómetros de Barranquilla por la carretera de La Cordialidad, es posible encontrarse a unos 20 jóvenes dándole forma a un proyecto que hasta ahora guardaban con recelo.

Estudian en las instalaciones de Cedagro del Sena, instituto ubicado en la entrada de ese municipio, en el que se forman como técnicos en construcción, carrera de un año de duración que les ha dado las bases para aspirar a crear un sistema que les permite reemplazar la piedra por cascarilla de arroz a la hora de elaborar el concreto.

Y firme como roca quedaron las primeras columnas que ya levantaron, luego de mezclar arena, cemento y la ceniza de la cascarilla de arroz, que resulta luego de exponerla a un procedimiento en el que se muele.

El arquitecto Eduardo Gómez, instructor del Sena, quien dirige este proyecto paralelo a los estudios formales de los muchachos, explicó que esta es la primera vez en la costa Caribe que se piensa en una forma de construcción que abarata los costos y que a la vez es amigable con el medio ambiente. Y comenzó hace seis meses. "Vimos que se está utilizando en países como Uruguay y Perú, por lo tanto experimentamos y de inmediato notamos que es viable construir así", anotó.

Pero los jóvenes no sólo buscan patrocinio con el que puedan darle vida a un proyecto de interés social cuyas paredes de cada vivienda sean levantadas con su peculiar y barato concreto; también esperan hacerlas auto sostenibles, es decir, que produzcan su propia agua, energía y gas.

"Con este sistema se puede economizar hasta en un 50 por ciento los costos de una vivienda, por lo que vemos que sería muy útil para proyectos de interés social en lugares apartados donde no lleguen los servicios públicos", dijo Gómez, quien realiza un curso de viviendas ecológicas que producen su propia agua y energía.

La idea de los jóvenes es que los bloques de concreto sean como una especie de panel o sanduche. "Es decir, el pan sería el concreto y lo de adentro plástico de botellas de gaseosa que no tienen ningún costo y los haría más fáciles de manipular", agregó.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.