VERGONZOSO

VERGONZOSO

Nos dicen que podemos hacer la Copa pero más adelante, y Alvaro Fina suspira satisfecho. Con esa corbata toda desajustada que siempre tiene, y esos alegres resoplidos de caballo que se le salen cada vez que habla, dice que la decisión es un apoyo a Colombia.

01 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Nos dicen que podemos hacer la Copa pero más adelante, y Alvaro Fina suspira satisfecho. Con esa corbata toda desajustada que siempre tiene, y esos alegres resoplidos de caballo que se le salen cada vez que habla, dice que la decisión es un apoyo a Colombia.

Pero no es un apoyo. Porque lo más grave que nos podía pasar, fuera de que nos quitaran la Copa, era que nos la quitaran a medias: era que nos dieran esta suerte de contentillo, de palmada en la espalda, y nos dijeran que podíamos hacerla más adelante, como si todo el asunto se definiera postergando las decisiones, y no tomándolas.

Entonces nos van a dejar hacerla más adelante. En cuánto tiempo? En seis meses? En siete? Ni siquiera nos dijeron. Pero lo cierto es que, tras la medida, queda claro que todo el asunto de la Copa ha sido un circo vergonzoso.

Un circo vergonzoso que demostró que a muchos colombianos le parece más grave la prohibición de hacer el evento, que esa acumulación de bombas y secuestros que por poco no nos permite hacerlo. Ojalá que la reacción que suscitó la amenaza de que vetaran a Colombia como sede, la despertaran los motivos por los cuales ese veto casi se produce: los atentados, los muertos, nuestra histeria.

Un circo vergonzoso en el que algunos periodistas le imploraban a la guerrilla que devolviera a Hernán Mejía no tanto para repudiar su secuestro miserable, sino para que no se fuera a dañar la realización de la Copa, como si la misma retención no tuviera peso por sí sola.

Un circo vergonzoso que mostró todas las apestosas maromas políticas que hay detrás del fútbol, y toda la falta de lógica de quienes lo dirigen.

Porque si nos querían quitar la Copa por motivos de seguridad, con el ritmo brutal de esta guerra en seis meses las condiciones de violencia pueden ser peores.

Quién sabe qué nos van a decir más adelante, en este margen de tiempo que la Confederación logró darse para descomprimir la situación. A lo mejor nos la quiten, después de habernos manipulado las esperanzas hasta enmantecarlas.

Lo claro es que la decisión significa que todo el debate pudo haberse evitado, y que el tema de la seguridad, que fue el que lo sostuvo, fue un engaño. O una parte del circo, mejor: de este circo vergonzoso, deplorable, grotesco, ante el cual el doctor Fina suspira satisfecho con sus interminables muecas de payaso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.