Un periodismo pasional

Un periodismo pasional

Es el nuestro, sí. A la hora de juzgar a un gobierno, se le demuele o se le ensalza. La pasión se impone sobre una visión fría y objetiva de la realidad. Los periodistas tomamos partido a ciegas. Y así, en vez de orientar a la opinión, contribuimos a desorientarla.

07 de enero 2011 , 12:00 a.m.

El mejor ejemplo de esta ciega polarización es la catarata de críticas que ahora cae sobre el ex presidente Uribe por parte de dirigentes, columnistas y caricaturistas de izquierda. Una ciega ferocidad les ha hecho olvidar el país que era Colombia en el 2002, con la guerrilla presente en carreteras, en innumerables municipios e incluso en las puertas de Bogotá. Ahora, golpeada como nunca, ha vuelto a sus refugios selváticos. Olvidan también esos críticos la extensión que Uribe dio a la educación pública y a la salud, el auge de las inversiones extranjeras, el control de la inflación, sus políticas sociales y sus consejos comunales para tomar directo contacto con los problemas de la población en los más apartados confines del país.

Todo esto se olvida para concentrar el fuego de las críticas a Uribe en temas como los falsos positivos, las 'chuzadas' o la 'parapolítica', sin que prueba alguna pueda acompañar estos juicios.

Ahora bien, para mirar la otra cara de la moneda, los incondicionales del presidente Uribe incurren de su lado en una polarización opuesta al ignorar los aspectos criticables de su segunda administración. Los hubo, sin duda. La búsqueda de una segunda reelección, por temor suyo de ver sucumbir la política de seguridad democrática, revivió viejos vicios de nuestro mundo político y desató una peligrosa guerra con la Corte Suprema de Justicia, que puso a sus magistrados en el empeño de condenar por cualquier medio y a cualquier precio a los amigos del Presidente.

Por su parte, las operaciones militares dieron lugar a glorificaciones de un lado y diatribas del otro. Y la verdad es que hubo éxitos deslumbrantes, como la Operación Jaque y el bombardeo al campamento de Raúl Reyes. Pero fallas, también. La exigencia de bajas como único medio de medir la eficiencia de guarniciones y patrullas dio lugar a los falsos positivos. Y el remedio aplicado para limpiar esta mancha fue también equivocado: la injusta destitución de 27 oficiales y la eliminación de la Justicia Penal Militar, lo que ha permitido cientos de falsas imputaciones contra oficiales y soldados por parte de la justicia ordinaria. Sería peligroso que las opiniones en torno a la gestión del presidente Santos acabaran también polarizándose. Por lo pronto, los vientos soplan a favor suyo. Y sin duda con razón: excelente equipo de gobierno, amplio apoyo en el Congreso, acuerdos con la Corte, nuevas relaciones en el contexto continental y muy en especial con nuestros inquietantes vecinos han creado un clima de optimismo en el país.

¿Inquietudes? Las hay, claro. Y son válidas. Con toda razón, Cecilia López se pregunta qué va a pasar con el déficit fiscal, el desempleo y la inflación. A la tragedia invernal se suma la hemorragia fiscal que puede representar la confusa Ley de Víctimas, el peligroso descenso de la producción agropecuaria y de la construcción, el aumento del desempleo y la informalidad, la lluvia de alzas y de impuestos y la corrupción rampante en el manejo de los fondos públicos. Son reales timbres de alarma que deben ser oídos. Si bien la nueva Fiscal inspira confianza, las aberrantes injusticias cometidas por magistrados y jueces no pueden admitirse como hecho cumplido en aras de una nueva política de conciliación entre los poderes públicos.

Ni todo es luz ni todo es sombra. Necesitamos como nunca un periodismo ponderado y objetivo en vez de un periodismo pasional. Es la reflexión que debemos hacernos en este año que se inicia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.