15.000 familias cambian la leña por el gas

15.000 familias cambian la leña por el gas

En zonas apartadas de Cundinamarca e incluso en algunos centros urbanos, el uso de la leña para cocinar es generalizado. Sin embargo, al menos 15.000 familias han cambiado la leña por el gas gracias a un programa de la Gobernación.

06 de enero 2011 , 12:00 a.m.

Se calcula que todos los días unas 50.000 familias en el departamento buscan pedazos de árboles para llevar a sus cocinas. Es más, el 70 por ciento de la población de Cundinamarca compra cilindros o utiliza leña o gasolina para prender un fogón, según la Secretaría de Minas y Energía de la Gobernación.

A pesar de lo barato que puede ser cocinar con leña, los daños que puede traer a la salud pueden ser irreparables. "Desconocen el gran daño que le están haciendo a su salud", advirtió Lucy Stella Gómez, secretaria de Minas. Inversión de 6 mil millones Cocinar a diario con leña le ha producido a los campesinos afecciones respiratorias por lo contaminante que resulta el humo. De cada 1.000 personas que la utilizan, el 12,2 por ciento sufre enfermedades al respirar, superando el promedio nacional que es de 8,9 afectados. En Soacha y en Ubaté los reportes son más altos para personas que no superan los 45 años.

Es por eso que el departamento quiere llevar el gas y extender las redes a los lugares más lejanos a través del programa 'Gas en tu hogar, más seguridad, más vida'. Para este plan tiene destinados, en una primera etapa, 6.000 millones de pesos para favorecer a 30.000 familias. La idea es reducir los niveles de contaminación, evitando la producción de humo, las afecciones de las personas y controlando la tala de árboles sin ningún permiso en la región.

Ya se entregaron 250 cocinetas (estufas y dos cilindros de gas) en Altos de la Florida, en Soacha, donde aún no se pueden construir redes, y se firmaron 4 convenios para llevar el gas como servicio público a 15.000 familias del Bajo Magdalena, El Rosal, Lenguazaque y Guachetá.

La población beneficiada es la de menos recursos, que cuenta desde ya con un subsidio para instalar el gas de 300.000 pesos, que aporta el municipio, el departamento y la empresa privada Alcanos.

"La diferencia es grandísima, porque antes tocaba andar detrás del camión.

Además pasé de pagar 42.000 pesos mensuales a 15.000", dijo David Moreno, un habitante de Subachoque. Pero la meta es aún más ambiciosa pues en el Ministerio de Minas reposa un proyecto para que a 63 municipios de Cundinamarca (60.000 familias) les llegue por primera vez el servicio de gas.

Cilindros, solución temporal en zonas Topaipí, Yacopí y Rionegro son las población que más preocupan porque no es fácil que lleguen las redes de gas. En estos lugares, como en Paime, El Peñón y Girardot, los alcades adelantan un censo para este año entregar una estufa y dos cilindros como solución mientras que llega el gas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.