Nuevo puente de la calle 110 con 11 genera polémica

Nuevo puente de la calle 110 con 11 genera polémica

El puente vehicular que el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) comenzó a construir en la calle 110 con carrera 11, que se elevará sobre la avenida 9a. y terminará en la calle 106, tiene alarmados a algunos vecinos porque, aseguran, no fue la obra prometida y la que se levanta, les desvalorizará sus edificios.Por eso, piden la suspensión de los trabajos.

05 de enero 2011 , 12:00 a.m.

Según ellos, el mismo IDU les dijo en el 2008 que la solución de movilidad más viable para ese cruce era un paso deprimido en la avenida 9a. "Además, van a construir una obra que no sirve para nada", dice Carlos Daniel Pardo, uno de los afectados.

El puente, que llega a la calle 106, va a terminar cerca de los predios del cantón norte, donde no hay continuidad de la carrera 11. "Será un puente sin orejas", agrega Pardo, quien afirma que él y los demás vecinos pagaron 42 mil millones de pesos de valorización para un deprimido y, ahora, "nos resultan con un puente".

El Distrito no ha recibido los predios del cantón norte para ampliar la carrera 11. Por eso, los residentes del sector creen que "el puente termina en un punto muerto". El IDU, por el contrario, afirma que la obra agilizará la entrega de los predios para ampliar la 11.

Entre los edificios, que según los residentes se afectarían con la obra, figuran Oasis del Mochuelo, el Gran Mochuelo, Urbanización Campo Alegre y Francisco Miranda, los más cercanos a la obra. La construcción de esta intersección se incluyó en el Acuerdo 180 de valorización del 2005, pero allí no se especificó si se haría un puente o un deprimido.

Ignoraron temas técnicos En el 2008, los consultores del proyecto les dijeron a los vecinos que había tres alternativas de movilidad para ese cruce, que incluían un puente sobre la 11 o sobre la 9a. o un deprimido sobre la 9a., y que la más viable era esta última.

Según fuentes del IDU, lo que no tuvo en cuenta el consultor, en el momento de promover el deprimido, es que en ese cruce está el canal Molinos, que va de oriente a occidente y atraviesa la avenida 9a. (NQS), y que por ser parte de la estructura ecológica de la ciudad no puede ser intervenido por obras. Tampoco consideró que por la avenida 9a. va una red matriz de 60 pulgadas del Acueducto, que también tendría que ser desviada. A eso se suma -dicen los mismos funcionarios- que el año pasado surgió la discusión del tren de cercanías, que en principio se planeaba por la calle 106, con frecuencias de 8 minutos. Con la línea férrea a nivel, el deprimido de la 9a. dejaba de ser viable y generaría conflictos de movilidad.

Después entró en discusión el trazado de la primera línea del metro, que se planea con un tramo subterráneo que llegará a la calle 100, atravesará el cantón norte transversalmente para buscar la línea férrea y llegará a la superficie, justo para encontrarse con el canal Molinos.

El director del IDU, Néstor Eugenio Ramírez, dijo que en mayo del 2009, cuando asumió el cargo, encontró el contrato firmado y la obra no se suspenderá. "Es una obra contratada que está en ejecución".

Puente sí soluciona movilidad, dice IDU Hoy, los carros que van de norte a sur, por la 11, deben tomar la glorieta de la carrera 15 con calle 100 y subir a la carrera 11 o a la carrera 7a.

Con el puente, pueden ir hasta la 106 para subir.La obra tiene un plazo de 13 meses. Vale $14.575 millones

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.