La política del repello

La política del repello

05 de enero 2011 , 12:00 a.m.

Hay momentos en que se espera un salto con el cambio de presidentes. Este no parece ser el caso. Sí, hay un cambio de formas que nos han llevado a muchos comentaristas a hacernos los de la vista gorda respecto a las similitudes y continuidades que existen entre el pre Santos y el pre Uribe. Eso también le pasa a la opinión de los ciudadanos. Es un problema de herencias.

Andrés Pastrana se benefició al suceder a Samper, rodeado de la mala fama. Los desastres e ineficiencias del gobierno de Pastrana ayudaron, por casi dos períodos completos, a que una gran mayoría de ciudadanos sobrevalorara a Uribe hasta el punto de cegarse ante las perversiones y abusos de ese gobierno.

En el último cambio, en el que todos veían al nuevo presidente como continuador y esencia del anterior, Santos sacó a flote su estilo personal e hizo manifiestas las diferencias de forma con el ex presidente Uribe, que en nuestra sociedad parecen más importantes que las razones de fondo.

Santos ha logrado hacernos pensar que es mejor un manejo bien educado del poder y que ya es un gran logro lo que es el mínimo: reinstalar y respetar las formalidades e instituciones democráticas. Esa posición, actitud y estilo lo favorecen y lo benefician por contrastar con Uribe.

Nuestro Presidente pasa agachado para que nos olvidemos de que fue ministro de Defensa de Uribe y copartícipe activo o pasivo de lo que ocurría en el anterior gobierno. Además, debemos pensar, si somos sensatos, que Santos está defendiendo intereses similares a los de su predecesor.

Tanto es así que los más suaves uribistas, que hoy se esconden detrás de un aire democrático, nos ruegan que no ataquemos más a Uribe, pues dicen que él hace parte del pasado.

En el fondo, están felices de tener a alguien como Santos, políticamente correcto, que defiende sus intereses y de haberse deshecho de la incómoda figura de Uribe, ligado a actividades de dudosa legalidad y manifiesta autocracia. No están contentos los más furibundos y enceguecidos uribistas, pues ven que Santos, en apariencia, se distancia y traiciona su pasado.

Para que Santos nos convenza, debe ir más allá de la formalidad y de las buenas maneras. Los grandes presidentes de Colombia, tal como ocurre en todos los países del mundo, fueron aquellos que trataron de reformar la nación.

Se debe reconocer que presidentes como López Pumarejo, Carlos Lleras y César Gaviria, a su modo, buscaron transformar las instituciones del país. Nos guste o no lo que pretendieron, equivocados o no, eran reformadores. Eran políticos que querían erigir muros, no reparar uno que otro descascarado. Un gran político es aquel que erige, no el que repella los muros deteriorados de los otros presidentes. Los grandes mandatarios no resanan, desarrollan.

Curiosamente, en los pocos meses de su gobierno, Santos ha tendido a aparecer como el de las pequeñas reparaciones, pero no el gran transformador. Ahora tiene una oportunidad. Los desastres de este invierno han anegado las zonas más pobres del país. Un presidente ordinario repondría escuelas afectadas, subsidiaría algunas viviendas, indemnizaría a varios agricultores y reconstruiría vías deterioradas.

Santos tiene la oportunidad de no permitir que los míseros regresen a su pobreza anterior. Puede hacer un gran plan de desarrollo de las zonas más abandonadas del país, hacer las reformas fiscales pertinentes, creando instituciones apropiadas, con la participación de todos y no solo la de los caciques que ya ansían beneficiarse de los fondos que vendrán a mitigar esta desgracia.

Para que Santos nos convenza, no necesitamos de más buenas maneras.

Necesitamos un Presidente que transforme, desarrolle y haga más justo un país que ansía más de política profunda y menos de repello

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.