El proceso a Jodorovsky

El proceso a Jodorovsky

Mal se cerró el 2010 para Rusia y, sobre todo, para la sombra fuerte del régimen Vladimir Putin: por una parte, se produjo una fuerte reacción internacional tras la nueva condena a su Némesis, el oligarca Mijaíl Jodorovsky, y, por otra, España expulsó a dos diplomáticos moscovitas tras acusarlos de espionaje. Como reacción por la expulsión de sus funcionarios de Madrid, Moscú expulsó a dos españoles. A partir de este punto, los gobiernos decidieron "hacerse pasito" y doblar velozmente la página.

03 de enero 2011 , 12:00 a.m.

En cambio, la condena a Jodorovsky promete nuevos episodios interesantes: lo condenó a 13 años de prisión, y todos señalan a Putin como autor de la maniobra. El reo forma parte del pequeño grupo de antiguos funcionarios o ciudadanos rusos que, al desplomarse el sistema comunista, se beneficiaron con jugosos negocios capitalistas. La banca y el petróleo hicieron multimillonario a Jodorovsky, así como Boris Berezovsky se enriqueció con la aviación, Vladimir Gusinsky con los medios de comunicación, Alexander Smolensky con la construcción y la banca agraria, Valentin Brintsalov con los laboratorios farmacéuticos, Román Abramovich con los combustibles.

Jodorovsky, empresario de muchas agallas y pocos escrúpulos que antes de cumplir los 40 años ya era el hombre más rico de Rusia, cayó en desgracia cuando enseñó ambiciones políticas bajo la piel de hombre de negocios. Con Putin como presidente de la Federación Rusa, fue encarcelado en el 2003 por transacciones turbias con la petrolera Yukos. Putin se propuso acabar con este símbolo del poder de los oligarcas y apretar a los demás, lo que lo llevó a presionar al poder judicial para que condenase a Jodorovsky. Así lo hizo el magistrado que le impuso nueve años y medio de condena por evasión de impuestos y otras faltas.

Durante este tiempo, Jodorosky se ha convertido en mártir y despertado la solidaridad de Washington, el Consejo de Europa y numerosas organizaciones de derechos humanos. El lunes pasado, el nuevo proceso encontró culpable de robo a Yukos. La nueva pena, a la que se descuenta la que ya ha pagado, lo tendrá hasta el 2017 en la prisión siberiana de Chitá, a 6.000 kilómetros de Moscú.

Suficientes tiempo y distancia como para que Putin quede tranquilo.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.