'La pólvora me arrebató a mi niño'

'La pólvora me arrebató a mi niño'

El viernes pasado no se quemaron los voladores con que la familia de Francisco Javier Ruiz, un polvorero artesanal de 46 años residente en La Ceja (Antioquia), solía recibir el año nuevo.

03 de enero 2011 , 12:00 a.m.

Los festejos se cambiaron por un duelo silencioso para 'Pacho', como conocen a Francisco en su gremio. Su hijo menor de seis años, Néider Yesid, se convirtió en la única víctima mortal que la pólvora cobró en Antioquia en esta temporada, donde ya se contabilizan 170 personas quemadas. En la tarde del 25 de noviembre, una chispa fue suficiente para detonar la media tonelada de pólvora que tenía 'Pacho' en su taller, que queda pegado de la casa. "La pólvora no da tiempo de nada, si se prendió, se prendió toda", comenta este hombre que alcanzó a huir con dos empleados y su esposa. Néider no tuvo tiempo de escapar. La explosión desplomó el techo de la vivienda y un muro lo aplastó cuando veía televisión. Pese a que alcanzaron a rescatarlo malherido, murió minutos después en el hospital. El pequeño se suma al sino trágico de 'Pacho' por cuenta de un oficio al que se ha dedicado su familia por más de medio siglo. Primero vio morir a su hermana, de 15 años, por cuenta de una explosión en el taller de su padre, el mismo que un año después, en 1975, también falleció en circunstancias similares. 'Pacho' tenía 9 años. Después de la muerte de su hijo, él pensó en retirarse del oficio. Pero ahora concluye que sin saber hacer otra cosa más en la vida, seguirá en la actividad que le arrebató a uno de sus tres hijos.

"La pólvora me ha dado todo, pero me quitó a mi niño; a esta edad es difícil conseguir un empleo", explica 'Pacho', quien no sabe cómo va a pagar los 30 millones de pesos que le prestaron para comprar los materiales para fabricar la pólvora de esta temporada y que también perdió.

Ahora, él piensa en resucitar la idea de asociarse con otros 10 polvoreros de la vereda en una cooperativa, formalizarse y montar un taller que cumpla con las normas de seguridad adecuadas. Lo único que tiene claro es que así como se negó siempre a vender su mercancía a menores de edad, ahora que tiene una amonestación de la Comisaría de Familia, hará hasta lo imposible para que sus otros dos hijos, de 13 y 10 años, no sigan sus pasos y no renuncien, como él, a la escuela para trabajar en un oficio tan riesgoso como rentable. Van 447 quemados Entre el 31 de diciembre y el primero de enero, 124 personas se quemaron con pólvora en el país. De estos, 49 son menores de edad. En toda la temporada de fin de año se registraron 447 casos (222 son niños). Dos pequeños murieron. El departamento con más lesionados es Antioquia.

La meca de la pólvora paisa Unas 36 familias viven de la pólvora en La Ceja, población donde la Policía ha incautado 8,8 toneladas de insumos y mercancía lista para explotar en esta temporada, una tonelada más de lo que se ha encontrado en todo el área metropolitana de Medellín y una tercera parte de lo hallado en Antioquia.

Desde el 2008, el municipio les ha ofrecido a los polvoreros que se asocien en una cooperativa que produzca juegos pirotécnicos y no artefactos detonantes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.