YO PROHIBIRÍA LEGISLAR 10 AÑOS

YO PROHIBIRÍA LEGISLAR 10 AÑOS

Después de su balance y sus reflexiones sobre la Fiscalía publicadas ayer, hoy- en la segunda y última parte de su entrevista con EL TIEMPO- el fiscal general, Alfonso Gómez Méndez, analiza con su habilidad característica la realidad política del país.

02 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Después de su balance y sus reflexiones sobre la Fiscalía publicadas ayer, hoy- en la segunda y última parte de su entrevista con EL TIEMPO- el fiscal general, Alfonso Gómez Méndez, analiza con su habilidad característica la realidad política del país.

Después de Gustavo de Greiff, que debió retirarse por razones de edad, y de Alfonso Valdivieso que renunció para lanzarse como candidato a la Presidencia, Gómez Méndez será mañana el primer fiscal general que concluye su período en el país.

Lo malo, lo bueno y lo feo de la Constitución del 91?.

Su pecado original consiste en que nació violando el régimen constituyente sin que hubiera habido ni un golpe de Estado ni una revolución. Es una paradoja que durante mucho tiempo la gente decía que había que acabar, entre otras instituciones de la Constitución del 86, con la del Estado de Sitio, y resulta que la Constitución del 91 es producto de un decreto de Estado de Sitio cuya inconstitucionalidad yo pedí como Procurador General. Pero, en ese momento con la euforia, se creía que todos los males del país estaban en la Constitución del 86.

En segundo lugar, el hecho de que despertó demasiadas expectativas y a la gente se le hizo creer que bastaba con cambiar la Constitución para cambiar la realidad.

Tiene cosas buenas. Una esencial es que ha acercado al pueblo la Constitución. La del 86 era como algo de especialistas, y hoy en día el barrendero, el portero, habla de la Constitución y eso es importante para un país. Creo que instituciones como la Fiscalía y la tutela, a pesar de los excesos en su aplicación, han sido positivas.

Me parece que ha sido un fracaso en cuanto al cambio de las costumbres políticas. Por ejemplo, se estableció la prohibición al Presidente de nombrar a los parlamentarios como ministros, pero entonces les nombran a sus esposas, a sus primos, a sus hermanos, a sus compañeras permanentes, lo cual es infinitamente mucho más corruptor.

La circunscripción nacional del Senado también ha sido un fracaso porque ha encarecido la política y entonces resultan personas haciéndose elegir en la Guajira sin que conozca Riohacha, simplemente porque consiguen unos concejales.

Creo que el tema económico ha funcionado bien, pero la Constitución sigue siendo en un alto porcentaje una especie de discurso de plaza pública en forma de artículos.

Qué le reformaría?.

Primero la reduciría a la tercera parte. Segundo, volvería al régimen donde el Presidente pueda nombrar como ministros a los parlamentarios porque el parlamentario asume la responsabilidad política, si se quema se quema él.

Restablecería el tema de los suplentes, contrariamente a lo que se dice, me parece mucho menos corruptor a lo que se está haciendo ahora que son las listas y entran el cuarto, el quinto, el sexto renglón al Senado y la Cámara.

Y frente a la justicia?.

Yo eliminaría el Consejo de la Judicatura, que además dejó sin funciones al Ministerio de Justicia. Lo de la Corte Constitucional es una experiencia que ha funcionado, pero no parecería una herejía volver al sistema anterior del control constitucional por parte de la Corte Suprema con una sala constitucional especializada. Hay que volver a que la Corte Suprema de Justicia sea fundamentalmente un tribunal de casación, hoy en día está atiborrada de funciones y está al borde del colapso.

Hay quienes le apuestan a una nueva Constitución. Cómo cree que termine el proceso de paz con las Farc? en una constituyente?.

A mí me parece que caemos en el leguleyismo. Este es un país muy extraño en donde todos los problemas los reducimos a una norma, incluso las revoluciones, las queremos enmarcar en norma, tal vez Alberto Lleras decía que aquí cada guerrillero cargaba en su mochila un proyecto de Constitución.

A mí me parece que se puede conseguir la paz con esta Constitución o con cualquier otra. Es más, el reformismo es el pretexto que ha tenido la clase dirigente para no actuar, entonces es más fácil cambiar la Constitución que actuar.

Como ex fiscal, qué reflexiones haría del país?.

Lo importante es que la clase dirigente comience a tomar el país en serio y es que sea menos superficial, que no esté al vaivén de las circunstancias, que no siga con el cuentico del reformismo. Yo prohibiría legislar durante 10 años. Que el Congreso se dedique a hacer debates y control político como todos los congresos en el mundo. Colombia no necesita más leyes.

Segundo, que podamos construir Nación, es decir que todos entendamos que estamos en el mismo barco. Tercero o como consecuencia de esto, que reconstruyamos la Nación a partir de nuestra historia, el día en que resolvamos la falta de memoria y la ausencia de sentido crítico, resolvemos el resto. El sentido de nacionalismo no se puede seguir quedando en los triunfos deportivos, aquí no nos unimos sino cuando hay un triunfo de Asprilla antes de ir a Tuluá a descansar.

Cuándo regrese va a ser contendor de Peñalosa?.

No voy a aspirar a la Alcaldía y lo que yo veo es que él quiere ser alcalde otra vez.

No, como presidente en el 2006...

Es demasiado prematuro.

Cómo ve el proceso de paz?.

A veces incurrimos en lugares comunes de confundir la paz con el proceso de paz. Creo que hay un relativo consenso en el sentido de que el país para conseguir la paz necesita dialogar, pero el problema es dialogar cómo, cuándo, con quién y por qué. Además, lo primero que tenemos que hacer es analizar cuál es la naturaleza del conflicto para definir la estrategia.

Los conflictos se dan por razones territoriales, cosa que no está en juego en Colombia acá el cuento de separarse era una estrategia política de Carlitos Espinosa sobre la República del Caribe. No hay un problema religioso ni racial mi condición de negro no me ha impedido desempeñar las más altas dignidades del Estado- . Y lo que voy a decir puede parecer casi como una herejía: no hay un problema político en el sentido de que no hay una visión de Estado que separe a un sector de la población de otro desaparecida la guerra fría nadie está pensando en un proyecto marxista, ni siquiera las mismas Farc- .

De pronto también hemos caído es en un mar de babas, en que no sabemos ni qué y por qué estamos discutiendo y hacia donde vamos. Un proceso de paz no puede surgir como una estrategia electoral pues tiene menos probabilidades de salir adelante.

En segundo lugar me parece que se le ha dado mayor importancia al espectáculo, esto puede ser culpa inocente de los medios. Es más o menos lo que ocurrió en el proceso de paz con Betancur y hay casi una relación directa entre la paz espectáculo y el auge de la guerra sucia. Tercero, la ambiguedad en el lenguaje.

Qué es lo negociable con las Farc?.

Creo que lo negociable es lo que podemos hacer sin que para ello sea necesario utilizar las armas, porque son cosas en las cuales todo mundo está de acuerdo. Todo el mundo habla de la redistribución del ingreso, de la política de empleo, la educación, pero no dicen cómo, nos hemos quedado en las formulaciones generales.

Hoy en día para hacer las reformas que el país requiere no se justifica tener el aliciente del movimiento alzado en armas. Lo que se puede hacer por la negociación es lo mismo que se podía hacer en el Congreso.

Todos lo creemos así, pero la guerrilla?.

A la guerrilla hay que hacerla entender. Volviendo al maestro Echandía, pues lo ideal es entendiéndose con ellos echando lengua, pero si eso no es suficiente pues hay que entenderse con ellos de otra manera.

Cómo define a Juan Carlos Pastrana?.

Cuando llegué a Fiscal él tenía varias investigaciones, la mayoría por calumnia e injuria, que no se iniciaron en mi gestión. Y de ahí me gané la malquerencia del doctor Pastrana. Desde ese momento y hasta hoy yo he estado en condiciones de indefensión, porque él me podía insultar y yo como Fiscal General no le podía contestar.

Y cómo ex Fiscal?.

Eso nos vemos despuesito...

Horacio Serpa?.

Tengo mucho respeto por él. Me parece que es un luchador, una persona que en cierta forma es un hombre de provincia que se ha hecho a pulso. Es un político que como todo político tiene a veces malas adherencias no propiamente físicas. Es un colombiano que lucha por mejorar a su país. Tengo una buena relación personal.

Noemí Sanín?.

Me parece que es, si me permiten la expresión, una política encantadora, por donde quiera que se mire el concepto y con quien también tengo una excelente relación personal.

Gustavo De Greiff?.

El primer Fiscal.

Alfonso Valdivieso?.

Un excelente embajador en las Naciones Unidas.

Luis Camilo Osorio?.

Sería un buen Fiscal.

Edgardo Maya?.

Un vallenato lo suficientemente acartonado para poder ser Procurador.

Rómulo González?.

Es un buen opita.

Carlos Castaño?.

Que puede decir cualquier colombiano distinto a que es un criminal.

Mono Jojoyi ?.

Un mal producto de la guerra.

Andrés Pastrana?.

Es un hombre cálido con quien tengo mejores relaciones de las que la gente supone que cree que vivimos en pelea permanente y no es cierto.

Fiscal en frases.

Este es un país muy extraño en donde todos los problemas los reducimos a una norma, incluso las revoluciones .

La Constitución sigue siendo una especie de discurso de plaza pública en forma de artículos .

Se estableció la prohibición de nombrar a los parlamentarios como ministros, pero entonces les nombran a sus esposas, a sus primos, a sus hermanos, a sus compañeras permanentes, lo cual es infinitamente mucho más corruptor .

La Corte Suprema está atiborrada de funciones y está al borde del colapso .

Se puede conseguir la paz con esta Constitución o con cualquier otra .

El reformismo es el pretexto que ha tenido la clase dirigente para no actuar. Es más fácil cambiar la Constitución que actuar .

Lo importante es que la clase dirigente comience a tomar el país en serio y que sea menos superficial.

Yo prohibiría legislar durante 10 años y que el Congreso se dedique a hacer control político como todos los congresos del mundo .

Aquí no nos unimos sino cuando hay un triunfo de Asprilla, antes de ir a Tuluá a descansar .

De pronto hemos caído es en un mar de babas, en que no sabemos ni qué y por qué estamos discutiendo y hacia donde vamos .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.