El coronel que ha visto caer 7 plagas sobre Haití

El coronel que ha visto caer 7 plagas sobre Haití

"Recordar el terremoto sigue siendo, aún hoy, muy difícil, porque ver a esa cantidad de personas fallecidas alrededor mío y ver la impotencia de la gente, ver cómo querían pedir ayuda pero no podían... es muy duro.

28 de diciembre 2010 , 12:00 a.m.

En Haití los cambios son muy lentos porque la burocracia y la corrupción lo hacen todo más difícil, pero el año pasado las cosas se veían mucho mejor. Había un ambiente de optimismo, de que era posible salir adelante. Los cambios se percibían y, con el terremoto, todos esos procesos se derrumbaron".

El coronel Santiago Camelo (40 años) vive en Haití desde agosto del 2009. Es el comandante del contingente de policías colombianos en esa pequeña nación caribeña de la que la gente solo habla por sus tragedias.

En una larga charla con este diario, vía telefónica, Camelo trató de reconstruir cómo, en el 2010, todos los males se ensañaron con el país más pobre de América.

"El día del terremoto yo estaba en la sede de la Policía haitiana, un edificio pegado al cuartel general de la Misión de Estabilización de la ONU para Haití (Minustah). Llegué tarde a una reunión programada para las 4:30 p. m. y se cansaron de esperarme. Cuando me excusé y bajaba las escaleras para salir, en el último escalón, empezó a temblar con mucha fuerza. Los dos edificios se movían de derecha a izquierda, de izquierda a derecha".

El 12 de enero del 2010, a las 4:53 p. m., la tierra se abrió en Haití y se tragó buena parte de lo que encontró a su paso. En la escala de Richter fueron 7,0 grados. Casi un año después, la estadística oficial habla de unos 328.000 muertos y casi 2 millones de damnificados.

Contar el cuento Por un milagro, el coronel Camelo puede hoy "contar el cuento". Por un milagro y por meterse a una piscina.

"Antes, la sede en la que estábamos, alquilada por la ONU, era un hotel. Por eso, en medio de los dos edificios había una piscina vacía. Cuando empezó a temblar, pensando en la supervivencia y en que no se podía correr para ninguna parte por la fuerza del terremoto, decidí meterme en esa piscina en espera de que lo que cayera me dejara un espacio llamado 'triángulo de la vida'. Cosas que a uno le enseñan. Ahí metido empecé a ver cómo el edificio se desmoronaba.

El tercer piso, el segundo. De repente, una nube de polvo cubrió todo y lo único que sentí fue el estruendo del edificio, que se desplomó por completo.

Luego empecé a oír llantos, lamentos, quejidos de la gente pidiendo auxilio".

Camelo todavía oye, aunque cada vez con menos frecuencia, esas voces, esos gritos. Lo que siguió fue ayudar a rescatar a algunas personas que quedaron atrapadas bajo los escombros, en una titánica labor que se extendió hasta que sobrevino una réplica muy fuerte, pasada la 1 de la madrugada.

Hacer visible la pobreza Tras el sismo, un enjambre de periodistas aterrizó en ese pedazo de isla que Haití comparte con la próspera y turística República Dominicana. Y empezó a hacerse visible la miseria.

"Con el terremoto, la pobreza se vio magnificada. La situación es de verdad crítica. Solo el 2% de la población tiene agua potable, la economía se basa casi toda en la informalidad y está el problema de la electricidad, que no da abasto por el atraso tecnológico y porque no se les hace mantenimiento a los pocos equipos que hay".

Según datos del Banco Mundial, el desempleo en Haití alcanza casi al 70 por ciento de la población económicamente activa y la tasa de alfabetización se sitúa solo en el 42 por ciento. En el 2009, el 80 por ciento de los habitantes vivían en condiciones de pobreza extrema.

Sin embargo, el coronel veía un lento renacer. Percibía al menos un cambio de actitud en la gente. En el 2009, de hecho, se presentó un plan económico para estabilizar y reconstruir el país, que recibió el apoyo del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y del ex presidente de EE. UU. Bill Clinton.

"Hasta cierto punto, el país sigue lleno de escombros. En su momento se dijo que se necesitarían mil volquetas diarias durante cinco años para evacuarlos.

Ese proceso ha sido muy lento, aunque creo que en la reconstrucción ha influido que la comunidad internacional no fue tan efectiva, como esperaban todos, en enviar los dineros para apoyar el proceso, pero no porque no quisiera sino por las trabas que pusieron los mismos haitianos, por esa corrupción tan fuerte". Según un funcionario haitiano, para los proyectos de reconstrucción, cifrados en 10 mil millones de dólares, solo se ha recibido casi el 10 por ciento del dinero.

Hablar de Haití es hablar de un círculo vicioso, de un país en el que todos los males se conectan. "La corrupción afecta muchísimo al sector salud y las condiciones de pobreza desfavorecen totalmente la higiene. Eso facilita que el cólera, por ejemplo, se propague con mayor rapidez".

La epidemia, que comenzó el 19 de octubre, ya ha dejado 2.700 muertos y más de 128.000 enfermos, según el Gobierno. Muchos haitianos culpan a los soldados de la ONU de haber llevado la enfermedad. Y aunque el organismo lo niega, uno de los más prestigiosos especialistas del mundo en la materia acaba de presentar un informe según el cual el origen de la epidemia está en el pueblo de Mirebalais (centro), donde los soldados nepalíes de la ONU asentaron su campamento. El primer caso, de hecho, se reportó poco después de la llegada de los asiáticos.

En esas condiciones, en la primera semana de noviembre otra tragedia volvió a poner a Haití en el radar de los medios internacionales.

"El huracán 'Tomás' era una preocupación muy seria para el Gobierno y para la ONU. Se esperaban 17 huracanes en el Caribe este año, pero solo uno de ellos logró lastimar al país medianamente, porque cuando venía de frente contra Haití se desvió. De todas maneras, el coletazo generó lluvias muy fuertes y, al no haber capacidad de alcantarillado ni una política establecida para atender estas calamidades, se generaron muchos más problemas". El saldo final: 21 muertos.

Cuestionadas elecciones Así, sin instituciones -el Palacio Presidencial, la Corte Suprema, el Senado, el Parlamento y el 90 por ciento de los ministerios quedaron destruidos por el sismo- y sin que se haya solucionado la situación de los desplazados, agravada por la falta de higiene, por la inseguridad y por nuevas catástrofes, se celebraron las elecciones presidenciales en Haití el pasado 28 de noviembre.

Pero en lugar de calmar los ánimos, los comicios produjeron otra crisis política. Ya hay cuatro misiones de la OEA en Haití para apoyar la consolidación de los resultados, que todavía no se conocen y han sido cuestionados por casi todos los candidatos, y se han registrado violentos disturbios, que han dejado al menos cuatro muertos. La segunda vuelta será en enero.

Con tantos males, uno pensaría que los haitianos son personas de mirada triste. Nada más lejos de la realidad, según Camelo. "Son caribeños, así que para ellos es muy importante la música, el arte. Los haitianos ven la vida siempre desde la danza, el baile. Y eso se mantiene, pese a las dificultades tan serias. Incluso en un entierro, el haitiano siempre viste de colores, canta, baila. En ellos yo veo una esperanza de que las cosas mejoren y de que ellos mismos empiecen a construir el país que quieren".

Cuando Camelo llegó a Haití, una de sus primeras obligaciones fue aceptar un celular que debía mantener prendido las 24 horas, en caso de cualquier emergencia. Ese aparato sonó mucho este año: después del terremoto, en los preparativos por el paso del huracán, durante el avance de la epidemia de cólera. Para el 2011, el coronel espera no oír su timbre tantas veces

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.