Tres décadas de rumba antillana

Tres décadas de rumba antillana

24 de diciembre 2010 , 12:00 a.m.

Ir a Quiebracanto es un placer. Es posible que muchas veces uno se queje de que, en medio de tanta gente, los meseros no atiendan bien y ganarse una sonrisa suya es misión imposible. Pero la música acelera el corazón y hace olvidar lo demás. Este sitio, en el centro, nació hace 30 años y primero fue un espacio para la nueva trova. En una noche de rumba pueden pasar champeteros, intérpretes de currulao y salseros puros

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.