No se parezcan a Rico McPato

No se parezcan a Rico McPato

Hoy, cuando escribo esta columna, es el día del Teletón a beneficio de discapacitados y víctimas del invierno. No imagino cuánto recogerán, pero serán billetes que vienen de la buena voluntad de todos los colombianos.

20 de diciembre 2010 , 12:00 a.m.

También sé que la gente se ha movilizado en masa para llevar lo que puede para las víctimas del invierno. Y sé que existe una cuenta para enviar dinero. Todo esto, sumado a los esfuerzos de este gobierno para estirar el presupuesto y poder responderles a los colombianos que vieron sucumbir sus casas, sus tierras, sus ganados, sus pueblos, sus esperanzas, bajo las aguas de tanto río desbocado, de tanta avalancha mansalvera, mitigará en parte el desastre humanitario que se avecina el año que viene.

Creo que todo está bien, que el Gobierno hace lo que puede con lo que tiene. Y que todos los colombianos también hacemos lo que podemos. Pero no hemos oído nada de la empresa privada. El silencio en el que se encuentran es apabullante. Y dan la impresión (nos dan la impresión) de que siguen jugando a Rico McPato, con la tenebrosa ley de la oferta y la demanda por delante, en estos momentos tan aciagos. Y eso no es bueno, señores empresarios. (Espero que no salgan con un cheque de doscientos millones televisado en las 27 horas de Teletón; espero que sus aportes salgan en las primeras planas de todos los diarios).

Porque en estos momentos los quisiéramos ver: retribuir un poco al pueblo que los ha hecho grandes; un poquito, tan sólo un poquito, a la tierra que les ha dado tanto.

No entiendo cómo la banca nacional está tan callada. Cuando el pueblo colombiano los blindó de la recesión mundial (fue la única banca que no estuvo en una crisis notoria); ni entiendo a las multinacionales que explotan los recursos: el carbón, el petróleo, el gas, el oro, las fuentes hídricas. Cuando escribo esta columna, no conozco qué tan generosas sean las grandes compañías con Teletón. Por ahora no hemos visto a la AngloGold Ashanti pronunciarse: ellos, que explotarán, inevitablemente explotarán la mina de la Colosa, en Cajamarca; ni he oído a la Drummond, ni a Ecopetrol; tampoco al Cerrejón, o al Sindicato Antioqueño, ni a Bavaria, ni a la Nacional de Chocolates, ni a Postobón, ni a Avianca, ni Aires...

Entiendo que es un negocio, que para ustedes negocios son negocios -cosa que está bien, porque han impulsado de alguna manera el desarrollo del país-, pero espero que entiendan que el mejor negocio que pueden hacer hoy en Colombia es meterse la mano al bolsillo y aportar un buen capital, para que se sume al que hemos logrado reunir los colombianos de a pie. Y no estoy hablando de un plan Marshall, en donde todos quedaremos endeudados pero agradecidos. No. Hablo de una donación sensata, proporcional a todo los millones que se han ganado aquí, en esta patria llamada Colombia. Es un buen negocio, sin duda. De no hacerlo, tendrán que sobreaguar en un país devastado. Con un pocotón de gente dejándose seducir por la ilegalidad, que estará haciendo ojitos desde las esquinas.

No es momento de echarle la culpa a nadie. Las gobernaciones no esperaban este totazo. Ni los municipios. Nadie lo esperaba. Tampoco ustedes, los grandes capitales, tienen la culpa de nada. Ni los ciudadanos, menos los ciudadanos. A hoy, cuando hemos visto las penosas imágenes del país bajo el agua, es necesario hacer un consenso y aportar todos proporcionalmente a lo que ganamos. Todos. Es un momento especial en nuestra historia, muy especial, para reconstruir este país de una manera distinta. Desde la confianza general. Que en unos años nos miremos a los ojos y podamos decir: "Yo también estuve en esa crisis y aporté". Y así, con seguridad, al cabo de unos pocos años, les llegará de nuevo la bonanza. Y será distinta. Será una bonanza bendecida por todos los colombianos.

cristianovalencia@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.