Ibagué se gozó el partido

Ibagué se gozó el partido

Aunque la lluvia amenazaba sobre la ciudad en el comienzo de la tarde, el Murillo Toro se llenó para la primera final de la Liga Postobón y un tibio sol dejó la cancha lista para Tolima y Once Caldas. A las 6 de la tarde, el estadio era un hervidero. El ruido de las vuvuzelas invadía las gradas y 28.000 hinchas esperaban con ansiedad a que fueran las 7.

16 de diciembre 2010 , 12:00 a.m.

Cuando los dos equipos, uno al lado del otro, saltaron a la cancha, miles de papelitos vinotinto y oro cayeron a la pista y las banderas no paraban de ondear. En el campo, los jugadores se saludaban amablemente para luego, después del pitazo de Óscar Julián Ruiz, volver a ser rivales a muerte.

El gol de penalti de Dayro Moreno trajo 29 minutos de angustia. Luego, el empate encendió la esperanza y, finalmente, el tanto de Marangoni trajo tranquilidad. Al final del partido, ya en la noche ibaguereña, se soltó el aguacero que no cayó en la tarde. Ya no importaba: el festejo ya había empezado en la ciudad

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.