Secciones
Síguenos en:
ATLÁNTICO, REFUGIO SUBVERSIVO

ATLÁNTICO, REFUGIO SUBVERSIVO

El aumento del pie de fuerza pública y la intensificación de las labores de inteligencia, son dos de las medidas puestas en marcha por las autoridades del Atlántico para frenar la creciente penetración de agentes subversivos en el territorio departamental.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
13 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

El aumento del pie de fuerza pública y la intensificación de las labores de inteligencia, son dos de las medidas puestas en marcha por las autoridades del Atlántico para frenar la creciente penetración de agentes subversivos en el territorio departamental.

Así lo aseguró el secretario de Gobierno del Atlántico, Adel Caicedo, e indicó que se han trazado medidas especiales de seguridad confidenciales, para los municipios de Repelón y su corregimiento Rotinet; Luruaco y su corregimiento Santa Cruz, así como para Santo Tomás y el corregimiento de Bohórquez (Campo de la Cruz).

Sostuvo que los tramos del río Magdalena y del Canal del Dique que bañan las riberas del Atlántico también están siendo objeto de medidas especiales de seguridad.

"Estos son puntos neurálgicos por los cuales se nos están metiendo los grupos subversivos", comentó y explicó que en las operaciones de seguridad toman parte el DAS, la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas.

"No es un problema originario del Departamento, ya que sus habitantes son pacíficos. Sin embargo, tenemos de vecinos a Bolívar, Magdalena, Sucre y Córdoba, desde donde está siendo invadido o rodeado el departamento, por parte de los grupos armados al margen de la ley", dijo.

Se abstuvo de identificar a estos agentes violentos. "No tenemos un nombre concreto, no sabemos si son de la izquierda o de la derecha, del paramilitarismo o de la guerrilla... sabemos que son grupos generadores de violencia que penetran al Atlántico para reoganizarse, cuando son perseguidos en otros departamentos", dijo.

"Sabemos que cuando son acosados en Bolívar, Córdoba, Sucre y Magdalena, vienen acá (al Atlántico), vegetan, descansan y posteriormente salen. No es algo que suceda de manera muy continua, pero no deja de ser un fenómeno preocupante", agregó Adel Caicedo.

Observó que si bien se considera que el Atlántico ha sido tradicionalmente un remanso de paz , "ya no podemos decir lo mismo. Aún cuando no tenemos todavía una situación extrema, consideramos que hay que tomar medidas en conjunto con todas las autoridades para que la semilla de la violencia no germine en el departamento del Atlántico".

El Secretario de Gobierno consideró que la imagen de la que goza el territorio a nivel nacional como zona de paz puede haber sido lo que, de manera paradójica, ha contribuido a hacer que "toda la delincuencia y todos los grupos generadores de violencia de otros departamentos, confluyan en el Atlántico".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.