UNA TRISTE Y COSTOSA LECCIÓN:

UNA TRISTE Y COSTOSA LECCIÓN:

05 de julio 2001 , 12:00 a.m.

.

La historia del Metro de Medellín recoge los más garrafales errores en la licitación, construcción y administración de un sistema de transporte masivo. Aún hoy continúan las investigaciones de la Fiscalía sobre el presunto pago de sobornos por 20 millones de dólares para la adjudicación de ese megaproyecto, los costos adicionales por 8,8 millones de dólares y un riesgo financiero de 79,6 por ciento. El único metro del país está descarrilado. Al parecer, se presentaron anomalías en los estudios técnicos como sobreestimación de pasajeros, inviabilidad financiera y económica, así como manipulación de cifras de los estados financieros de la empresa administradora y una deuda de 1.239 millones de dólares.

El Metro de Medellín, impulsado por un afán regionalista del gobierno de entonces, enseña cómo no se planea una transformación en el transporte urbano de las grandes ciudades. Es increíble que estemos hoy preguntándonos si semejante inversión, rodeada de coimas, influencias y chovinismo regional, valió la pena desde un punto de vista técnico. Es una lección para una problemática que muchas ciudades colombianas están en mora de abordar. Transmilenio, al contrario, se ha convertido en un ejemplo por su esquema de concesión, el volumen de pasajeros movilizados y los resultados financieros para la ciudad y los consorcios privados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.